Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




15 de noviembre de 2009

“Mi amigo Sultán”


Hace un año concocí a Carlos Sánchez Vega en Huamanga. Allí, una mañana, me brindó su libro “Mi amigo Sultán” con una dedicatoria:
‘Para el escritor Jorge Aliaga Cacho este tierno y noble Sultán que espero cautive tu corazón’. Guardé el ejemplar en mi valija y, al regresar a Lima, esperé un par de días antes de tomar el volumen para leerlo. Desde el principio, tal como me lo deseó el autor, quedé cautivado con la belleza de su prosa: su Sultán, en efecto, me cautivó irresistiblemente.
Creo que desde que pasó por mis manos “El caballero Carmelo” no había disfrutado tanto de una obra basada en animales como lo había hecho con el tierno poder de esta joya llena de sabiduría nata.
¿Quién no ha tenido en su vida una mascota? ¿Quién no ha experimentado con su propio Sultán?
Carlos Sánchez Vega al crear a este canino ‘imaginario’ nos hace viajar de regreso a esa historia que nos recuerda el amor por los animales, compañeros de nuestros días.
En la obra, Sultán es testigo y protagonista. Con ello el autor nos convence y nos hace vivir página a página los pormenores de una trama registrada sin prejuicios salomónicos y dotada de accesibilidad a lectores de toda edad. Al termino de la lectura puedo afirmar que la obra nos vislumbra el devenir histórico de nuestra propia especie que urge el respeto a la naturaleza..

‘Yo supe que habíamos sido seis hermanos. Claro que apenas si los recuerdo, pues nos separaron a los pocos días de abrir los ojos. Supe también que de los seis cachorros que parió mi madre, yo fui el único machito. Y que Don Esteban, dueño de la casa donde vivíamos, mostró poco entusiasmo con el nacimiento de mis hermanas.
-El machito se queda en casa, pero las hembras no -le dijo a su mujer y sus hijos-, habrá que ver que hacemos con ellas.’

Desde el primer párrafo la discriminación de los géneros se establece claramente. Nadie quería amparar a las hembritas, preferían a los machitos. El dueño de casa confabula con su peón para deshacerse de las perritas pero la solidaridad humana salta a escena cuando la esposa del amo y los hijos reprochan:
-¡Qué has hecho con los pobres animalitos!

Al final las perritas fueron encontradas sufriendo hambre y frío pero sanas y salvas. Sin embargo, como en la vida real, esta felicidad duró poco tiempo.
Bellos pasajes en la narrativa y un epílogo filosófico hacen de “Mi amigo Sultán” una lectura indispensable para la formación del nuevo hombre en la nueva patria. Felicitaciones a Carlos Sánchez Vega por este gran aporte estético y moral que le asegura un toque de luz en las letras peruanas.

No hay comentarios: