Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

Comentarios a:
Comments to:

jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

English readers can visit my web page clicking the next link.....

http://www.jorgealiagacacho.com/




23 de abril de 2017

VENEZUELA: "El debate de Aliaga"

Hugo y FIdel

Sr. Presidente Nicolás Maduro Moros




Por Jorge Aliaga Cacho


VENEZUELA: "El debate".

Cuando los derechistas venezolanos vieron el debate del viernes 21 de abril, en Willax TV, vieron también que su ex congresista no podía responder a mis argumentos políticos sustentados con evidencia estadística y fotográfica, entonces, me inundaron de insultos de todo tipo, llegando al uso de palabras vulgares que han sido leídas por miles de internautas. Luego, en su afán de bajarme la moral, cosa que nunca lograrán, empezaron a fijarse en algún término que habría empleado incorrectamente en el transcurso y la pasión del debate. Entonces, olvidándose del tema del programa: "Venezuela", ahora sus críticas se dirigían al posible hecho, de que en el ardor del debate, yo habría cometido algún error gramatical. Concluyeron, entonces: 'que yo era un mal escritor'. La razón, según ellos, el hecho de haber usado: 'hubieron en vez de hubo'. A lo que respondo lo siguiente: para mi las reglas de la Real Academia de la Lengua Española son una importante referencia pero el escritor tiene la libertad de usar las formas que le parezcan correctas sin necesariamente tomar a la RAE como la poseedora de la palabra final. Es posible que haya tenido una o dos palabras mal usadas, o pronunciadas, pero ello no me hace ni buen ni mal escritor. Para formarse un juicio de mi obra, lo primero que tienen que hacer mis críticos es leer la misma. Sin embargo, sorpresa, sorpresa: grandes y famosos escritores han sido criticados por su debilidad en seguir siempre los postulados de la RAE.

Para los que están interesados en estos temas del lenguaje les transcribo un texto de Estrella Flores-Carretero. Ella escribe en una nota lo siguiente: 

"Gabriel García Márquez habló hace años de la necesidad de «jubilar la ortografía», unificar bes y uves, suprimir las haches… De él se dice que, pese a sus muchos años de práctica como periodista y escritor, se peleaba con la ortografía constantemente. Su reivindicación no era nueva; mucho antes, Juan Ramón Jiménez, premio nobel de literatura, decidió adoptar su propia ortografía y dejar sus escritos llenos de lo que la Academia considera incorrecciones y cualquier adolescente de secundaria sabría corregir. Desde hace poco sabemos que Jane Austen, que parecía tan perfecta y perfeccionista, escribía fatal, lo cual ha sorprendido a quienes han tenido ocasión de ver sus manuscritos casi dos siglos después de su muerte. Y lo mismo pasaba con Hemingway, Faulkner o el también premio nobel, el insigne poeta William Butler Yeats.

Por suerte para los escritores, existen las editoriales. El buen trabajo de editores y correctores de estilo, es otro de los ingredientes imprescindibles para ser un buen escritor". 

Alguna vez también leí una nota similar acerca del las incorrecciones ortográficas de otro grande de la Literatura, esta vez me refiero al autor del "Ulyses", James Joyce.

En conclusión puedo decirles que las críticas de los derechistas venezolanos, que usaron lenguaje vulgar para criticarme, no fueron motivados por su afán del buen seguimiento de la Real Academia de la Lengua Española sino por el descontento de ver a su ex congresista abatido por los argumentos de un 'mal escritor'. Y peor todavía, pues, no había motivo para criticar mi escritura pues el programa no presentó ninguno de mis textos, en todo caso, debieron criticar mi oratoria, mi discurso. Pero parece que para estos 'caballeros' de la derecha venezolana les resulta difícil diferenciar entre lo escrito y lo oral. Posiblemente, por ello, no desean dialogar con su gobierno y escogen el camino de las bombas y la destrucción de la propiedad pública y privada. Esa conducta de violencia es para ellos, los agentes del imperialismo, su único discurso. 

No hay comentarios: