Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




4 de diciembre de 2015

Los Senderos de Nora Patricia Rojas

Jorge Aliaga, Soledad Benages, Patricia Rojas, Oscar Rallin, en Salta, Argentina

Por Jorge Aliaga Cacho

Tengo entre mis manos el libro “Senderos” de la escritora argentina Nora Patricia Rojas. Un libro que contiene cincuenta y siete finos poemas en una agradable edición de la Editorial Mundo de Salta, Argentina, 2014. Leer a Patricia no es nuevo para mí. Empecé a leerla hace cinco años, sus “Poemas del Alma” la identificaban como una voz fresca, sentida y profunda en la literatura de nuestro tiempo. De su libro “Entre el Cielo y la Tierra” ya había leído en su blog, a manera de suelto, los versos de “Te he pensado”:

Hoy mire los charcos, /que dibujaban tu nombre /entre las gotas. / Hoy…/ Te he pensado. / No se cómo,/ pero…si, /te he visto / rozando mi cara / con tus manos, / que al tocar / temblaban”.

Luego de una ausencia circunstancial del camino de sus letras la he vuelto a encontrar, pero ésta vez, en persona. Nos citamos, hace poco, en la esquina de un café en Salta. Esperaba allí, con su marido y niño. Cuando la encontré, la lluvia azotaba como anunciando el líquido elemento que siempre acompaña sus versos. Fue un encuentro de escritores. El mundo resulta pequeño cuando se cumplen encuentros, el espacio se achica y es así como el tamaño del mundo se redujo a una mesa de amistad, en ese café, de apariencia italiana en la plaza salteña mayor. Ahora ya no era solamente nuestra amistad sino el inicio de nuevas: Oscar Rallin, su compañero y gestor, Soledad Benages, talentosa escritora valenciana, que me acompañaba en ese encuentro y el simpático Alvarito, niño de naturaleza sublime. Allí me entregó su libro. Yo le entregué el mío .“Senderos” empieza con una noche desveladora, cristales rotos, viajes y sueños: caminos que nos conducirán por valles ensombrecidos, donde habitan árboles desnudos, donde se llora esperando que vuelva el tiempo de amar. “Senderos” es ausencia y espera, cuyos versos nos hacen conocer el fondo del sentir poético. Nora Patricia Rojas es una literata de  fina sensibilidad. Sus versos extrañan las estaciones donde se ama con locura y miedo. Son versos del silencio en la noche de espera, marineros que se marchan dejando lluvia en la mirada que espera.  “Miró su vestido blanco imaginario y abrió las manos, esperando aquel deseo. / Llovía de los ojos de la novia, / esperando a su amado marinero/ y rozaba apenas con su boca, / la sortija de aquel pacto de los sueños”. 
Pero Patricia Rojas no escapa a la realidad exterior y también le canta a la tierra que la viera nacer, y le escribe a Salta la linda: “Más linda eres por ese don / de albergar valientes, / al gaucho, al poeta y al / noble cantor. / Salta la linda postal / del algún pintor. 
Y Nora Patricia Rojas hace bailar a las estrellas en la compañía de Ricardo. Recuerda a Marisa en “Sueños compartidos”. Versa a amores no correspondidos como en su poema “olvido.”; pero también versa a la alegría y a los amores que llegan como en su poema “Mi alegría”: 
“Es esta mi alegría, / de tenerte aquí a mi lado, / de besar tu boca roja, / de mirar tus ojos claros”.   Los versos de Patricia Rojas representan la dicotomía de la vida. Tristezas del pasado, alegrías del presente, elementos que al bifurcarse se convierten en una afirmación de la vida. Siempre gana la vida porque hay una esencia de esperanza en su producción literaria. Nora Patricia Rojas, eximia poeta que algún día bautizara con el nombre de “La Rosa Argentina”, hoy nos presenta sus “Senderos” que estoy seguro se bifurcarán en los caminos de los hombres y mujeres que aman la buena literatura.

No hay comentarios: