Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

Comentarios a:
Comments to:

jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

English readers can visit my web page clicking the next link.....

http://www.jorgealiagacacho.com/




24 de junio de 2017

Juan Francisco González-Díaz

Juan Francisco González-Díaz



Nota del autor:
Juan Francisco González-Díaz. Poeta y narrador cubano radicado en Las Palmas de Gran Canaria. Psicoanalista y antropólogo con varios libros publicados. Preside el Centro Canario Estudios Caribeños. Editor-coordinador del sello editorial Cuadernos La Gueldera. Coordina taller de creación literaria.


El caballo de San Jorge.



Por las calles andan los inmortales.
El caballo de San Jorge pasta frente a la casa
mientras comemos las alcachofas del jardín
condimentadas con el verdor de la impaciencia.
Todo es demasiado perfecto.
Faltan los encendedores de la luz
y en el río no revienta
ni un milímetro de agua.

Juan Francisco González-Díaz
Poema del libro Silencios, de un especial período. Edita “Cuadernos La Gueldera”, Centro Canario Estudios Caribeños, Las Palmas de Gran Canaria, 2015.





Sin el más leve apremio.


Acomodan al pobre invierno,

dejándole  un sitiecito, 

al lado.

Urgido de socorros

lo arropan.

El lecho,

               desvencijado,

acoge.

Ella,

        escanciada por los desencuentros,

odia los abruptos aguaceros.

Teme de los surtidores en las madrugadas.

Las ansias le andan a la luz del sol,

la aturden.

Él,

     sin el más leve apremio,

se lustra los ojos,

extendiendo 

la dimensión de lo privado.

A pie firme,

vibra.

El aire,

           entero,

canta,

resuena.

Ya no hay sitiecito

para el pobre invierno.

Tenaz es la firmeza

en los arribos.

Rebozan

las vueltas del inicio.

En sus roscas

los minutos ríen,

                           relumbran.

Los dedos hacen huéspedes.

En el retorno,

dudan de abrir los párpados.

Con suspiros

cortamos el presente.

El silencio,

                  galante,

echa la llave

y se nos posa en los hombros.



Juan Francisco González-Díaz 
Poemas del libro Una mujer es… Edita NACE, Las Palmas de Gran Canaria, 2012.

No hay comentarios: