Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

Comentarios a:
Comments to:

jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

English readers can visit my web page clicking the next link.....

http://www.jorgealiagacacho.com/




28 de abril de 2016

Miguel Rojas

Miguel Rojas
Miguel Rojas nació en Tucumán, hijo de Miguel Rojas y Elbia Saucedo, se graduó como Técnico en Informática y Electrónica, es maestro rural y profesor de ingles, le gusta el canto, Se desempeña como cantante en los bares tucumanos y ,escribe poemas en ingles.

El LOCO DE LA RONDEAU
Dice la gente que está loco, extraviado, que pasa las noches hablando solo,
como si poesías estuviera recitando, a alguien, que lo estuviera escuchando.
Dicen algunos de sus raras costumbres, que de día duerme poco
y que en las noches entra y sale de su casa, buscando algo
que no ha podido encontrar.

Acordes de guitarra, escuchan a veces, 
muy tarde por las noches,
que antes ella misma cantaba y que ahora, la tristeza ,
la hace descansar.
Recuerdan, que era una persona sonriente aunque ahora nada expresa,
amable ,no ha dejado de ser con la gente 
pero su mirada denota …el dolor, de una gran tristeza.
Alguien… dijo haber escuchado una vez, en horas, en que los demás dormían, 
que entre llantos a alguien nombraba 
pero no era a Dios,
era a su amada.
La gente recuerda ,que hace, unos pocos años
a una dulce mujer frecuentaba y que antes y después de ella
no hubo, nada.
Algunas veces ebrio lo ven llegar, otras veces sobrio por las calles andar 
y dicen que lo han visto llorar.
Una mañana en su solitaria casa, golondrinas pudieron anidar
y sobre la mesa un verso
que decidió, escapar.

No hay comentarios: