Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




30 de septiembre de 2015

A Venezuela le toca ganar el 6 de diciembre

Gustavo Espinoza y Wilson Castillo

“Comunicación y Ética en Tiempos de Globalización”

Por Jorge Aliaga Cacho
Reientemente se realizó en la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, Facultad de Ciencias Contables,  la Conferencia Internacional: “Comunicación y Ética en Tiempos de Globalización”. El evento fue iniciado con las palabras de bienvenida por parte del Embajador Extraordinario y Plenipotenciario, de la República Bolivariana de Venezuela en el Perú, Diego Alfredo Molero Bellavia, quien agradeció a los participantes al evento, profesionales, académicos, líderes sociales, cuerpo diplomático y militar, así como a estudiantes de la casa de estudios anfitriona. 
El primer conferencista fue William Castillo, experto en el área de comunicaciones y quien se desempeña como Director  de la Comisión Nacional de Comunicaciones del gobierno de Venezuela. Luego del saludo protocolar Castillo denunció que la actitud del gobierno venezolano, en relación al rol de la media, ha sido satanizada. Dijo que de lo que se trata es de ´la libertad de prensa y sus límites´ pues el caso es, dijo, que en Venezuela los medios de información masivos controlados por el imperio se asocian a organizaciones golpistas que conspiran contra el gobierno y pueblo venezolanos. Es muy peligroso, afirmó el comunicador social bolivariano, que una minoría controle a la media porque eso conllevaría a una tiranía mediática. El caso es, dijo el oficial venezolano, que la media no debe de estar sujeta a previa censura sino a responsabilidades ulteriores. En otras palabras: ´Ser responsable por lo que se dice o emite´.  Del mismo modo, Castillo, denunció la mercantilización del mundo al cual solo le importa lo que tiene un costo monetario. A este mal se suma que existen muy pocas emisoras en el globo. La realidad es que una clara minoría es dueña de  los medios de comunicación del mundo. Uno es el caso, señaló Castillo, del magnate australiano-americano Rupert Murdoch. He averiguado que este año 2015, la corporación mediática FOX, propiedad de Murdoch, tiene un valor de 12,4 billones de dólares americanos. Sus propiedades que incluyen cadenas de radio, televisión, periódicos, etc., operan y controlan la información en varias partes del mundo.
Walter Castillo recordó a la audiencia del auditorio Garcilasino, de la vez que Eduardo Galeano visitara Caracas y se acercara a un ciudadano que caminaba por las calles de la ciudad para preguntarle: ¿Por qué usted vota por Chávez? A lo que el caminante venezolano respondió: ´porque no quiero volverme invisible nunca más´.  Esta realidad sostiene Castillo llama a luchar contra la tiranía del poder mediático que amenaza a la diversidad en la información, pues a través de la concentración del poder nos inunda con mensajes ideológicos del imperio.
Como ejemplo de la desinformación a la que estamos expuestos, el conferencista mostró evidencia fotográfica  de la forma como intentaron  el primer golpe de estado contra el Presidente Hugo Chávez, el cual fue un golpe mediático construido a base de fotomontajes. Los barones de la media difundieron a un pequeño grupo de manifestantes portando armas de corto alcance, cubriéndose en un puente. Los barones de la media pretendían hacer creer a la audiencia televisiva de que ese grupo de gente estaba disparando a manifestantes en una marcha de protesta, pero la misma se realizaba a veinte cuadras de distancia. La realidad era obviamente otra, pues se mostró el material fílmico completo, con la evidencia que mostró que lo que había habido era un intercambio de disparos entre un contingente militar golpista que había estado reprimiendo a manifestantes, y los manifestantes que se cubrían en el puente. La verdad no era como lo mostraba la media que quería hacer creer a los televidentes que estos manifestantes estarían haciendo disparos en contra de pacíficos manifestantes, que se encontraban a dos kilómetros de distancia. A las 48 horas de conocerse el material fílmico completo el golpe fracasa y el Presidente Chávez es re-instaurado en el poder político.
Bien documentada y con material audio visual de primera, Wilson Castillo dejó bien en claro el rol de las transnacionales mediáticas que operan en Venezuela en contubernio con planes golpistas en contra de la democracia.
Antes de la gestión del presidente Hugo Chávez, dos familias dominaban el poder en la media venezolana. La situación hoy en día ha variado pues en Venezuela se abren oportunidades para pequeñas empresas de información, y se han formado comités de usuarios y contralores. La contraloría no es hecha por el Estado sino por las organizaciones sociales. A estos cambios la derecha venezolana los considera censura. Sin embargo no se acuerdan que hasta el año 1980 sí existía la censura en Venezuela. Por aquellos años los censores marcaban los titulares de las notas que deberían ser publicadas en los periódicos. Esto no se ha hecho ni durante el gobierno del Presidente Hugo Chávez, ni del Presidente Nicolás Maduro. Además las nuevas disposiciones legales promulgadas por el gobierno bolivariano aseguran el derecho a expresar libremente las ideas, art. 57 y también protege el honor y la vida privada, art. 60.
La ley también ha creado un fondo para las pequeñas producciones pues antes no había oportunidad para las pequeñas producciones porque el poder concentrado en las dos familias no lo permitía. 
Además, el día de hoy, los usuarios (no los consumidores como los llamaban antes) tienen diez minutos gratis de mensajes culturales, educativos, informativos y preventivos. En Venezuela, hoy, en la media, se restrige el sexo, violencia y mal uso del lenguaje, a horarios protegidos que no permita llegar dicha emisión a receptores vulnerables como niños y adolescentes. En Venezuela, hoy, se prohíbe la difusión del uso de armas y el consumo de alcohol y cigarrillos. Se asegura que en la programación se incluya un mínimo de siete horas de producción nacional. Esta es una gran medida para generar empleo entre los artistas nacionales y dar impulso a la creación de los venezolanos. Con ello también se limitan los productos enlatados portadores de mensajes ajenos a los intereses de los venezolanos. Ahora en Venezuela el 85% de la publicidad debe de ser producida en el país. Esta es otra acertada medida para promover el empleo entre artistas, modelos, diseñadores, fotógrafos, personal de mercadotecnia, técnicos y un gran número de profesionales afines.
La radio venezolana promueve, hoy, un equilibrio en la difusión de música extranjera y música nacional, exigiendo que un 50% del contenido sea compuesto por temas venezolanos. La media venezolana, hoy, no incita al odio, ni a la intolerancia política, religiosa o de género; tampoco auspicia el racismo o la xenofobia.
La media que impulsa el gobierno venezolano tampoco auspicia la propaganda de guerra ni la alteración del orden público. No propicia el desconocimiento a las autoridades, no induce al homicidio ni promueve el desconocimiento al orden jurídico.
Las mentiras vertidas en contra de Venezuela fueron desmentidas, hoy en Lima, por el propio Director  de la Comisión Nacional de Comunicaciones del gobierno de Venezuela. Wilson Castillo. 
A tanto ´quejido llorón mentiroso´ de las transnacionales mediáticas, Castillo mostró evidencia irrefutable de la realidad. La verdad es que en diez años han habido en Venezuela tan solo veinticinco procedimientos para sancionar. Esto equivale a 2.1 casos por año. Y de los veinticinco procedimientos solamente fueron sancionados nueve casos, en los cuales se incluyen administrativos y por espacios. En un caso particular se sancionó por la adulteración de la emisión cuando un canal  añadió sonidos de balaceras a una filmación hecha en una prisión venezolana. Es decir, faltar a la verdad, no cumplir con la ética que debe caracterizar a la información. 
En Venezuela no ha habido ninguna empresa revocada porque el espíritu de las leyes del gobierno no es cerrar los medios sino crear la responsabilidad social. Uno de los casos fue el de un canal televisivo al cual se le venció la concesión el año 2007. El renovarselo, o no, es un derecho constitucional como en todas partes del mundo.
La media que controla el sector privado en Venezuela no hace noticia con el vandalismo cometido por gente acomodada en barrios acomodados. Por ejemplo el incendio de una guardería infantil, o edificios públicos en sus areas de residencia. No informa acerca de los más de 1500 proyectos de producción promovidos por el gobierno. Tampoco hablan de los cinco millones de colombianos que han encontrado un hogar en Venezuela. Cinco millones, apunten. Es como si un cuarto de la población peruana, o la mitad de habitantes de Lima se fueran a vivir y gozar de los servicios sociales que ofrece solidariamente la patria de Bolívar. Por el contrario, las grandes empresas mediáticas venezolanas han falseado la información y mentido en forma compulsiva hasta el punto de truquear fotos de violencia ocurrida en Siria, Chile, Brazil, Egipto, para presentarlas en los medios como hechos ocurridos en Venezuela.
Para enterrar, de una vez por todas, la campaña maléfica en contra de Venezuela, Wilson Castillo esgrimió cifras categóricas que muestran la realidad acerca de lo que ocurre con los medios informáticos en Venezuela.
La realidad es que antes del régimen bolivariano las empresas mediáticas eran controladas en un 97% (o 329 empresas) en forma privada y un 3% (o 11 empresas) en forma pública. La verdad es contundente. Aquellos que insisten en desprestigiar a Venezuela tomen nota: Hoy en Venezuela el número de empresas informáticas privadas han tenido un crecimiento de 329 a 687. El número de empresas públicas tuvo un incremento de 11 a 119. Y lo nuevo en Venezuela es la aparición de 262 empresas comunitarias, los que antes eran conocidos como los invisibles, o a los que no se les escuchaba. En las concesiones que se brindan a las empresas informáticas en el país también se realizó un cambio. En 1999 las figuras de concesión eran un 62% para el sector privado y un 38% al sector público. Las figuras actuales arrojan un 54% para el sector privado, 9% para el sector público y 38% para el sector comunitario.
La conferencia continuó con la participación del ex­-congresista, ex-secretario general de la CGTP, director del órgano informativo “Mi Bandera”, y Presidente de la Asociación de Amigos de la Casa Museo José Carlos Mariátegui, Gustavo Espinoza Montesinos. Espinoza, con excelencia de  análisis histórico y político, dio un gran aporte académico al desarrollo del certamen. Gustavo Espinoza recordó la importancia del trabajo de difusión de las ideas.  En 1802, dijo Espinoza, el propio Libertador Simón Bolívar, cuando se encontraba en Londres, pidió que se le proveyera con una imprenta. Para Bolívar, afirmó Espinoza, la imprenta formaría parte de sus pertrechos de guerra. ´Bolívar era un soldado que hacía uso de las armas pero también le atribuía suma importancia a la acción ideológica´: pronunció el ex-congresista de la república. Luego de hacer los enlaces correspondientes entre Bolívar, Francisco de Miranda, Juan Pablo Vizcardo Y Guzmán, y “La carta a los españoles americanos”, Gustavo Espinoza, hizo paralelos de la conducta irracional de los medios de comunicación controlados por el poder mediático a quienes fustigó con su inteligente y bien estudiada disertación. Gustavo Espinoza se refirió a Bolívar el periodista. Habló de los paralelos existentes entre la prensa de ayer y hoy. Nos recordó las críticas que hiciera Bolívar a las deformaciones que se hacía en la prensa venezolana. Nos hizo recordar a “El correo del Orinoco” y a la creación periodística de Bolívar en el Perú: el diario “El peruano”. La disertación de Gustavo Espinoza fue reconocida con fuertes aplausos. Entre los asistentes a la conferencia se encontraban el Sr. Isaac Humala y esposa, padres del actual presidente de la república.

No hay comentarios: