Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




20 de febrero de 2015

Javier Amado del Pozo - Obituario

Samuel Cavero, Javier Amado del Pozo y Jorge Aliaga
Por Jorge Aliaga Cacho


Acabo de enterarme, por mi amigo Enrique Gonzáles, de la triste desaparición de Javier Amado del Pozo, singular escritor peruano que radicaba en Boliva. Javier Amado el escritor del verbo 'soez' en conversas con sus amigos, y que algunos, como yo al commienzo, no sabíamos o no comprendíamos, pues era la esencia oculta de su mensaje.

A veces pensábamos que algo malo sucedía, con su léxico, pero, poco a poco, nos ibamos dando cuenta que ello era su rechazo a lo convencional, su protesta, y con ella nos hacía delirar. 

Su lenguaje cuando era  'degenerado', palabra que a él le gustaba repetir, era una protesta social.  A veces, Javier, fue incomprendido por ello. Recuerdo la cara de mi gran amigo, y camarada, Julio Yovera, cuando, creo que recien conocía a Javier, una noche, en el Atlantic de la Plaza Mayor de Lima. Julio lo miraba incrédulo y me comentó después. Yo callé nada más porque sabía que cuando lo conociera  más las cosas serían distintas.  Lucy Martinez y Samuel Cavero, lo conocían más, pues habían estado con él en Bolivia cuando, entre ellos, me contaron la historia varias veces, rompieron finos adornos en la casa de un ex-presidente de Bolivia. Hace poco habíamos tenido momentos juntos en Tarija. Javier me invitó a su casa en Santa Cruz pero no pude ir. Quedamos en que este año yo iría a su ciudad para de allí irnos juntos al evento que organiza todos los años, su yunta, Rene Aguilera, en Tarija. El año pasado caminamos, con Javier, las calles de Tarija y me contaba de sus planes editoriales, de su ANTOLOGÍA DE ORO DE LA POESÍA. Ese libro era muy importante para él y para Bolivia y había tenido la gentileza de considerar poemas míos en dicha obra. También me dijo que su editorial me premiaría en el próximo evento en Tarija como lo había hecho antes con Rene Aguilera y Samuel Cavero.  Me contaba de sus planes y se reía pareciendo ver con sus ojos la premiación y todo lo demás. Nunca tuve la oportunidad de agradecerle por sus consideraciones y es que él nunca esperó agradecimientos. Cuando le dije que le iba a llevar una botella de pisco a Santa Cruz no vaciló en decirme que esa botella 'la chuparíamos en Tarija'. Era noble, era grande, y nos debimos haber dado cuenta de ello y reconocerlo claramente. Javier tenía una vasta cultura literaria, era romántico en poesía y agudo en su prosa. En Tarija me entregó un par de sus ensayos. Uno lo publiqué en mi blog. No sé si se enteró. El contenido de sus ensayos me impresionó, uno de ellos tocaba el tema del rol de los escritores y noté que coincidíamos en opinión. Eramos de izquierda, no había duda, él nunca lo pregonó pero lo era.  En Santiago de Chuco compartimos muchas charlas con Javier y nos acompañaban Rene Aguilera, Enrique Gonzáles, Patricio Guzmán, Alfred Asis, entre otros grandes amigos. Las amigas Maigualida, Ana Claudia, Malu, Mara, etc. Para lo positivo del chisme, Javier, era genial, siempre sabía o lo presentía. Y nos insultaba con genial naturalidad: 'Eres una mierda'.....'este es un hijo de la gran....' y viniendo de él, sus insultos eran como recibir abrazos.  Ya no sentiremos tus abrazos, Javier, y hoy me hiciste llorar, justo cuando estaba por asistir a una asamblea: lloré mucho. Recibí la noticia por ese 'wewazón' de Enrique, como tú le habrías podido llamar porque para ti, con la excepción de tu yunta, Rene, todos eramos 'wewazones'.  Hablé con los ojos llorosos, por tu culpa, 'wewon', la gente pensaba que estaba en la blanca. Al poco rato llamó Lucy y se puso también a tirar moco por ti.   Carajo! Javier!  La has cagado bien feo! Y ahora qué haremos sin ti? Quién hablará como cura, de su largooooo? Quién nos alegrará la noche? Javier, hermano,  hoy mis ojos son lagos, Nos vemos, Javier, tal vez, pronto. Sí, Javier, mejor pronto, ya?.

No hay comentarios: