Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




23 de junio de 2012

Gutenberg Aliaga Zegarra

Opinión libre: MOSTRANDO LA OTRA MEJILLA



Por Gutemberg Aliaga Zegarra
El mutismo iba a ser la respuesta al parafraseo – Paráfrasis - del Ingeniero Secundino Silva, a raíz de la publicación de mi trabajo literario como docente; pero, ante la pertinaz insistencia de varios amigos para hacer pública mi réplica; me parece pertinente, contestar alturadamente, la afrenta del Ingeniero, al calificarme de político y que mis acciones como tal, perjudican al pueblo de Sucre. ¡Jamás!, señor Ingeniero he sido político, porque de política desconozco doctrinariamente todo. Sin embargo, de los políticos nuestros y que vale la pena nombrarles, con las disculpas de los que omita; allí están: el Dr. José Clodomiro Chávez Mariñas, dirigente estudiantil de Izquierda en la Universidad Nacional de Trujillo; Nazario Chávez Aliaga, autodidacta, político, periodista, escritor y poeta; Manuel Quevedo Reyna, Contador Público y luchador social; José Ángel Marín Chávez, autodidacta, marxista leninista convicto y confeso, Dirigente Nacional del Partido Comunista Peruano; Felipe Neri Zegarra Silva, autodidacta, socialista de convicción y luchador social. De mis contemporáneos: Luis Escalante del Águila, estudiante de la Cantuta, en Lima, Wilson Zavaleta Pérez, Olimber Zegarra, Olindo Aliaga Rojas, José Mariñas Sánchez, Basilio Chávez Aliaga, Leoncio Reyna Mariñas. En La Universidad Nacional de Trujillo, Humberto Chamán Silva (Pepey), Antenor Aliaga Zegarra y Herbert Reyna Zegarra. En la Universidad Nacional de Cajamarca: Tito Zegarra Marín, años después, Welser Martos Díaz, Mario Collantes Zegarra, Secundino Silva Urquía, Julio Ernesto Marín Horna y en la actualidad Enrique Chávez Aliaga.
Siendo Profesor del colegio San José, por un lapso de 17 años, me proyecté en hacer una labor social en bien de la comunidad en la cual trabajé, por ejemplo:
a) Gestor de la expropiación de los 5 lotes de terrenos adyacentes al colegio San José; Pero,sin la colaboración de los señores: Octavio Reyna Montoya, Julián Tobías Chávez y Manuel Marín Marín, con quienes conformamos el Comité Pro Campo Deportivo, no se hubiese hecho realidad este anhelo. Hoy en día se encuentra en uso de la niñez y juventud sucrense (La expropiación duró 8 años)
b) Gestor de la creación de la Liga Distrital de Fútbol de Sucre, esta tarea no se habría realizado sin la participación de ciudadanos amantes al deporte y al progreso de sus caseríos: el Sr. Miguel Sánchez y José García en Calconga como dirigentes del club ADC; los recordados amigos Silvestre Mendo y Alfonso Urquía en el caserío de la Quinuilla, como dirigentes del club San Juan Bautista, Nemecio Chávez Pérez en Uñigán, los hermanos Azañero y Eladio Bacón en La Laguna, los recordados profesores Santiago Galarreta y Daniel Guevara dirigiendo al club Independiente de la Victoria y dirigiendo al club San Isidro Labrador don Julio Horna, Juan Mariñas, Moisés Sánchez, Alberto Zegarra, la plana de jugadores; y, porque no, el pueblo en su conjunto. Años de Gloria en el fútbol sucrense, Sr. Ingeniero. Hoy en día, observo con tristeza la agonía de la Liga Distrital.
c) Siendo docente en Cajamarca, gestor y cofundador de la Asociación de Sucrense Residentes en Cajamarca ASUC y colaborador por varios años de la edición de la Revista El Labrador.
d) Colaboré con un granito de arena con el Comité Pro Luz Eléctrica Yungapata, dirigido por los ciudadanos: Luis Escalante del Águila, Julián Tobías, José Mariñas, Orlando Gil, Fernando Aliaga, Uriel Aliaga, Emeterio Mariñas, Emigdio Silva y el pueblo en general. Con el Comité Pro Piscina, con la Asociación de ex alumnos San Josefinos y con el Frente de Defensa, en la recuperación del fundo el Saúco. Varios de estos respetables ciudadanos se han alejado de toda actividad pública, decepcionados del accionar político de nuestros alcaldes que desde la recuperación del Saúco, han ido gobernando de mal en peor, comprometidos en actos de malversación y corrupción de funcionarios. Por ello, personalmente, ansiaba en estas pasadas elecciones, ocuparan la alcaldía su persona Sr Ingeniero o la del Dr. Wilson Zavaleta; a mi criterio las dos esperanzas que le queda a Sucre para ver su progreso. Si ustedes aman a Sucre, como dicen, tienen que insistir hasta lograr su objetivo: ser Alcalde; porque son políticos, conocedores de la Administración Pública y saben Gerenciar, lo han demostrado en su desempeño personal frente a sus empresas privadas y públicas donde les ha tocado servir.
e) Hace 2 años iniciamos las gestiones para la organización de una Biblioteca Pública, ahora es una realidad. Por el momento el Directorio está conformado por mi persona, la del Padre José Estévez, Raúl Torres Marín y el Sr. Felipe Rojas.
Gestioné en la Municipalidad de Cajamarca a través de la Gerencia de Cultura 72 obras literarias de autores cajamarquinos. Recibimos 2 envíos de libros de la Universidad Complutense de Madrid (100 obras), a través de la Mesa Redonda Panamericana de Cajamarca. También la donación de 14 toneladas entre textos escolares para el nivel de primaria y secundaria y guías didácticas para docentes y miles de Obras Literarias a través de 2 envíos de la Editorial Santillana, mediante el convenio firmado con el Presidente de los ex alumnos San Josefinos y la Parroquia de Sucre y con el visto bueno del Obispado de Cajamarca. Los textos escolares, las guías didácticas han sido distribuidas a los diversos Centros Educativos de casi todos los caseríos de Sucre, algunos de Oxamarca y José Gálvez.
Las obras literarias han sido seleccionadas para nuestra Biblioteca que lleva el nombre del escritor Nazario Chávez Aliaga y luego hemos hecho llegar en una primera donación, 1600 obras a la Municipalidad de Celendín para su Biblioteca; en base a un convenio de cooperación y ayuda mutua con dicha Municipalidad. También se le donó a la Municipalidad de José Gálvez 117 obras. Al colegio Nicolás de Piérola de Celendín textos para alumnos y guías didácticas para docentes. Al Colegio San José, textos escolares para todos los alumnos y guías didácticas para los docentes.
Estamos abocados en la selección de obras literarias para la Biblioteca del Obispado de Cajamarca, para la Biblioteca del colegio San José. Estas acciones se han hecho realidad con la colaboración del padre José Estévez, Raúl Torres Marín y del Sr. Felipe Rojas. Recientemente se han integrado a esta labor los profesores: Fredy Zegarra Silva y Walter Mariñas Sánchez.

Para la habilitación de nuestra biblioteca, se realizó una colecta, agradecemos a todos los paisanos que se hicieron presente con sus aportes económicos, para obtener puerta y ventanas, así como el pintado y los andamios. En estos días hemos recibido la donación de una laptop de parte del Sr. Humberto Chamán, que servirá para manejar nuestro programa y el control de este Patrimonio Cultural. Permítanos agradecer a todos los paisanos que nos hicieron llegar desde un libro hasta colecciones completas.
Referente a su dictamen, sobre mis ejercicios literarios, como muy bien lo define Jorge Horna; ante todo mi consideración a Olindo Aliaga, José Luis Aliaga, José Mariñas Sánchez, Octavio Zegarra Rojas, Moisés Sánchez, Neptalí Zegarra, Herbert Reyna, Elmer Castillo y a ti Secundino, por ser perseverantes lectores, cuyos frutos engrandecen a los hombres.
Dialogando con Elmer Castillo, personaje muy cercano a mi persona, le decía, cómo admiro a todos ustedes por leer en demasía y creo a no equivocarme deben exceder el centenar de obras, yo, tal vez, llegue a una veintena.
Sr. Ingeniero su criteriopersonal, a mi modesto quehacer narrativo, basándose en los mismos principios que encuentra, por cierto, acertadamente, Olindo Aliaga; los tendré presente, mientras me queden fuerzas para hacerlo. Entonces no debemos martillar en lo mismo; salvo otra intencionalidad.
MI AUTOCRÍTICA: Manifiesto que mis inquietudes literarias no tienen visos de las obras de autores laureados que menciona Olindo. Algo más, mis inquietudes, no alcanzan a seguir el camino de las narraciones anecdóticas publicadas por el escritor Nazario Chávez, donde los personajes como dice Olindo sí son de a pie, con la lampa bajo brazo y el machete al cinto; sino recordemos los relatos: el encontronazo de Los Cuatro Viejos (José Rodríguez, don Anselmo Aliaga, don Francisco Sánchez alias Chisco, don José Chávez alias Shunga) Don Juan de Mata, Ño Felipón, El Primo Edilberto, Don Emilio Aliaga Reyna, La Manibombo. Ni atisbos también de las narraciones en prosa y verso del Maestro Onésimo Silva que serán publicadas muy pronto por su hijo Juan Carlos.
Mis narraciones no se aproximan al estilo fluido y armónico de los cuentos de José Luis Aliaga y de Jorge Chávez alias Charro, cuentos que me honro en tenerlos casi todos y que si contáramos con autoridades que amen la cultura, estarían convertidos en libros de lectura obligada. Cuando en ciertas oportunidades se me ha solicitado hacer algún comentario, lo hice, sin la brillantez ni la profundidad de contenido de los que nos tiene acostumbrado Olindo Aliaga. Con Castillo, coincidíamos que los editoriales y comentarios de Olindo pueden cubrir cualquier página de cultura de los periódicos y revistas de la capital.
Las anécdotas mías también son narradas por intelectuales sucrenses, a su manera, desde luego, el Sr. Ever Rojas y su hijo Douglas tienen varias, del Dr. Leoncio Aliaga he leído con beneplácito algunas anécdotas y la verdad que lo hace muy bien; porque el arte de narrar le viene por herencia de su recordado padre, quien era un ameno conversador. Los relatos inéditos, del artista y pintor sucrense Elías Mariñas Aliaga, están debidamente graficados, las mías, carecen de ello; por el incrementoen los costos,el pintor y la editora. Cuantas otras narraciones inéditas de paisanos estarán esperando su momento.
Quiero aprovechar estas líneas, para agradecer a primo Olindo por su acertada crítica a esta inquietud mía, relevando los desaciertos y encontrando algunos aciertos cuando manifiesta: en varios de los cuentos el autor respeta la forma y los describe con el dejo característico de la región, narrando los parajes telúricos y acogedores, alejados de todo estereotipo, conserva la forma coloquial, manteniendo giros y modismos de la ciudad y del campo.
A Jorge Horna, compañero de Promoción en el Pedagógico de Celendín, destacado intelectual y poeta, por su apreciación a mi trabajo cuando colige: Gutemberg Aliaga, ha hecho del relato oral un ejercicio de recreación literaria con un lenguaje sencillo y rotundo.
Al Dr. Luzmán Salas, al haber descubierto en mis relatos:capacidad de síntesis para lograr la concisión del cuento y evitar la tediosa e innecesaria hojarasca vocabular en que caen muchas narraciones.
Al alumno y amigo Elmer Castillo, en su estilo muy particular al aseverar: que lo entregado en este compendio va a ser amar a ese Huauco viejo.
Agradecerte,Secundino, por haberme tocado el certero campanazo; para seguir el camino de aquellos que me llevan la delantera, en el retiro a toda actividad pública; que es propia de jóvenes intelectuales, no de viejos que estamos arañando los setenta abriles.
Debo aclarar que el Comité Organizador de los Encuentros Literarios, que año tras año, vienen realizándose en la Ciudad del Cumbe, para rendir homenaje a laureados escritores cajamarquinos, invitan a docentes que, durante su desempeño laboral se han proyectado a escribir en prosa o verso. En honor a la verdad, somos pocos; pero con nuestras modestas inquietudes, a veces, les robamos una sonrisa o un gesto de alegría a los consagrados maestros de la palabra que nos visitan.
ME CONFIESO: No haber escrito relatos basándome en esquemas, ni manejando los tiempos, ni las estructuras sintagmáticas, menos imitando. Escribo como me dicta mi mundo interior.
Alguna vez también les dije: la felicidad más grande y placentera de un maestro,es cuando sus alumnos lo superen. Y esto se ha cumplido a plenitud. Podré morir en paz.