Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




25 de agosto de 2010

¿Mr Bayly, Presidente?


Regreso a Perú luego de una larga ausencia y no recuerdo haber dejado fenómenos mediáticos como los de Magaly o Bayly, al menos no servían a los mismos propósitos. Recuerdo, más bien, haber dejado a Augusto Ferrando, quien a pesar de sus burlas a los participantes en sus programas, se ganó el cariño de su audiencia por las campañas de asistencia social realizadas en su espacio “Trampolín a la fama”.


Entonces me preguntó: ¿Quién es el señor Bayly y que representa en la televisión peruana? Bueno, por el apellido y facha, podría presumirse que es un dandy británico. Pero no, no lo es. Bayly fue educado en el colegio ingles Markham de Lima, y luego en el San Agustin, donde, se dice, cogió el entusiasmo por el juego a la pelota y bajas notas. Luego trabajo en el diario “La Prensa” y aprendió el oficio de periodista a insistencia de su madre. En 1982, Bayly, “el niño terrible”, como le llaman, ingresa a la Pontificia Universidad Católica del Perú donde también muestra su incapacidad académica al abandonar sus estudios.


En 1983 apareció en su primer show entrevistando a candidatos políticos participantes en las elecciones municipales. Luego se convierte en entrevistador de cadenas televisivas del extranjero: CBS Network Latin America y Telemundo.


Cuando Alberto Fujimori fugó del Perú para evadir la justicia peruana por cargos de corrupción, Bayly irrumpe en la televisión con su programa: “El Franco Tirador”. La labor periodística andaba por ese entonces más relajada. Entonces entrevistó a candidatos de las elecciones políticas del 2001, donde, se dice, ofendió a algunas personalidades con sus posturas de niño malcriado.


Sus opiniones, dizque 'políticas', no pueden considerarse proposiciones provenidas de las ciencias sociales. La solución de los innumerables problemas que afecta a la sociedad peruana solo puede realizarse con rigurosos estudios que tengan como objetivo cambiar la fábrica de la sociedad peruana. Bayly no realiza un análisis de la condición en que se encuentra el país que sueña gobernar. No propone nada sustancial. Sus posturas, de “Camotillo el tinterillo”, lo han consagrado como payaso de una audiencia de limitada inteligencia, sin conciencia de clase, producto del sistema imperante en el país.




“El niño terrible” ha sido diseñado, ‘marqueteado’ y lanzado a la televisión para contener, dividir y confundir a las masas populares.


Un porcentaje mínimo de la audiencia, a la manera de Tongo, se deja deslumbrar por un presentador mediocre sin mar de conocimiento y ni medio dedo de profundidad.


Debo confesar que leí solo una de sus novelas: “No se lo digas a nadie”. Me pareció una obra bien estructurada. Al estilo de Vargas Llosa, describe bien la intríngulis de su clase, pero no llega a alcanzar el nivel de la obra de su mentor. “El Francotirador”, entretiene algunas veces, no lo niego, pero en el terreno político, Bayly, no puede engañar a nadie y mucho menos en una contienda política donde participa un electorado conocedor del fragor de las luchas populares. Ese electorado políticamente superior sabe hasta dónde llega Bayly como entretenedor y se da cuenta de la ausencia de rigor en su discernimiento político.


Bayly es un agente de entretenimiento, un payasito, un personaje que se aprovecha de la atención pública que le brinda la televisión para proyectarse como 'personaje político': sin programa ni discurso. Un estudiante de la Escuela Sindical, estoy seguro, podría aportar mucho más a la discusión de su programa que la mayoría de sus invitados que aparecen en “El Francotirador”. Bayly es el prototipo de David Sutch, (1949-1999), un personaje chistoso en las contiendas electorales de Bretaña que lideraba el Monster Raving Looney Party, (Partido de los Monstruos Rabiosos), donde estoy seguro Bayly y Tongo podrían probar mejor suerte.



¿ Mr Bayly, Presidente? ¡Por favor, no, ‘no se lo digas a nadie’!

No hay comentarios: