Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




22 de junio de 2017

Rusia: La construcción de un imperio

Tal y como dijo Fiodor Ivanovich Tiuchev “Rusia no puede ser comprendida con la razón”. Rusia es una experiencia única que debe vivirse y sentirse en primera persona. Sin embargo, para comprender verdaderamente la esencia de este gran país, es necesario también conocer los antecedentes que han marcado su presente. Sólo a través de la historia, es realmente posible llegar a conocer una nación, de forma auténtica y sin prejuicios. A continuación, les expongo brevemente los hechos más importantes que la marcaron y les invito a adentraros en esas maravillosas tierras de grandes pensadores, escritores, pintores y compositores que la han ido tejiendo y configurando, hasta llegar a nuestros días.
La historia Rusia comienza con la llegada de distintos pueblos a partir del siglo II, que posteriormente, derivarían en rusos, bielorrusos y ucranianos. El primer estado propiamente dicho fue la Rus o principado Kiev hacia el año 860, comenzando así, la fusión de la cultura eslava y bizantina que se prolongaría durante los siete siglos posteriores. En el año 988 se adopta la religión ortodoxa. Finalmente la Rus se dividió en varios reinos que competirían por el control para finalmente terminar bajo el dominio mongol, hecho más conocido como la “invasión tártara”. A partir del siglo XIV, el principado de Moscú comienza a hacerse con el poder (prueba de ello es la victoria en la batalla Kulikovo contra los tártaros en el 1380) y en el siglo XVI se pone fin a la invasión con Iván IV “el Terrible”, quien comienza a unificar los territorios cercanos y se convierte en el primer Zar, instaurando, además, el primer cuerpo representativo feudal.
En el siglo XVII, con la llegada del celebérrimo Zar Pedro I “el Grande”, comienza una nueva etapa a través de la fundación del Imperio Ruso en 1721. Trasladó la capital a la actual San Petersburgo y fue el responsable de llevar la cultura occidental a tierras eslavas, así como de llevar a cabo ciertas reformas que darían poder y relevancia a Rusia en Europa, esfuerzo que posteriormente continuaría Catalina “la Grande”.
Pero a pesar de su acercamiento paulatino a Europa y de que se fueran tomando medidas aparentemente liberales como la abolición del feudalismo en 1861, las condiciones del pueblo seguían siendo desfavorables, hecho que provocaba una tensión cada vez mayor que, sumado a la escasez de alimento y a la culminación de su desastrosa situación tras la llegada de la Primera Guerra Mundial, desembocaría directamente en la Revolución rusa de 1917, que acabaría con el último de los zares, Nicolai II y colocaría en el poder a los bolcheviques con Lenin a la cabeza en el 1922, creando así, La Unión Soviética. Un Estado socialista regido por el Partido Comunista que abolía la propiedad privada e instauraba un modelo de economía planificada.
Tras la muerte de Lenin en 1924, Stalin sube al poder (en contra de los deseos de Lenin, quien prefería a Trotsky) comenzando una época marcada por el terror (buen ejemplo de ello son los tristemente célebres Gulags y el Holodomor, una hambruna provocada en Ucrania que se cobró muchas víctimas) y la industrialización masiva planificada a través de los “planes quinquenales”, basados en la “teoría de las fuerzas productivas”.
Tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y la victoria de los Aliados y por consiguiente de la Unión Soviética (cuya actuación fue clave y que se cobró 22 millones de víctimas), se produce una ruptura entre ésta y el mundo occidental-capitalista (liderado por Estados Unidos) dando lugar a la Guerra Fría. Guerra que se caracterizó por el enfrentamiento económico, político, social e, incluso, tecnológico tal y como fue por ejemplo, la famosa “carrera espacial” por ver quién conseguía los primeros logros más allá de la superficie terrestre. Carrera en la que ganó una gran ventaja al poner al primer hombre, Yuri Gagarin, en el espacio en el 1961.
Sin embargo, a pesar de presentarse como una superpotencia mundial y haber pasado un período de gran crecimiento y esplendor económico, las balanzas se tornaron negativas, no producía suficiente grano para alimentar a su población creciente y sus productos eran, en gran parte, de mala calidad, lo cual llevó a la URSS finalmente a su desintegración bajo el mandato de Mijail Gorbachov, en 1991. A partir de este momento comienza a escribirse la historia de la Federación rusa, la Rusia de la actualidad. Una nación que trata de reinventarse a sí misma emergiendo de nuevo como una economía competente y poderosa en el marco internacional. Un país que, tras todos los vaivenes sufridos a lo largo de su historia, trata de encontrar un equilibrio y una continuidad cultural y artística, para no perder así, la genuina esencia que la define.
Para cualquier otra duda sobre su historia, no duden en consultar a Nikolay Borkovoy, guía en Moscú en español.
Fuente:http://www.tumoscu.com/historia/historia-de-rusia-por-gu-a-en-espa-ol.html

No hay comentarios: