Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




5 de enero de 2017

Gálvez Cuéllar: claridad y valentía frente a la historia

El maestro Raúl Gálvez Cuéllar y Jorge Aliaga Cacho

Por Jorge Aliaga Cacho


Pocos escritores tienen, como Gálvez Cuéllar, claridad y valentía frente a la historia.

Hijo de la heroica Tacna: Raúl Gálvez Cuéllar, nuestro ilustre hombre de leyes, literato y sindicalista, desde temprana edad, se suma al grito intelectual en pro de la justicia en el siglo XX. Así lo vemos que en Lima, el 23 de octubre de 1962, estaría firmando un documento histórico con lo mejor de la intelectualidad de ese entonces. Me refiero a la Declaración por la Paz y la Autodeterminación de los Pueblos. Firmaban también: Ciro Alegría, Arguedas, César Calvo, César Miró, Manuel Scorza, César Lévano, Francisco Bendezú, Alberto Tauro, Eleodoro Vargas Vicuña, Enrique López Albújar, entre otros. Él, ayer no vaciló para expresar su apoyo a las luchas del pueblo de Corea del Norte como hoy no vacila en otorgar su apoyo a Cuba  socialista. 
En las Actas de las Naciones Unidas está impresa la firma de este gran internacionalista peruano en apoyo a la causa coreana. Gran amigo de Genaro Ledesma y compañero del Dr. Aurelio Denegri, en la Universidad Católica, cuando estudiaba en la romántica Plaza Francia de Lima.

Gálvez Cuéllar es sinónimo de integridad y justicia. Por estos méritos la Sociedad de Poetas y Narradores de la Región Lima le rindió un justo homenaje al designar a su primer encuentro internacional, con el nombre de este gran maestro, filósofo, abogado, ex magistrado de la Corte Superior de Lima y eximio sindicalista que rindiera páginas gloriosas dirigiendo las luchas de la Asociación de Telegrafistas y Radio Telegrafistas del Perú. Gálvez Cuéllar representó al Perú en diversos eventos internacionales de orden gremial y literario. Fue Director en el Ministerio de Justicia y Presidente del Primer Congreso Nacional de Telecomunicaciones, entre otros cargos de importancia. 

Gálvez Cuéllar estudió también en las aulas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y en la prestigiosa universidad francesa Clermont Ferrand. La producción literaria de Gálvez Cuéllar es vasta, más de treinta y tres libros publicados que incluyen poesías, cuentos, novelas, ensayos, aforismos y décimas. Nuestro autor es crítico literario muy respetado y querido por literatos consagrados y nóveles. Los juicios, in depth, en cada una de sus reflexiones literarias, representan muy bien a su generación de grandes hombres como Fidel o el 'Che' que, en la política, nos han dejado páginas de oro, de dignidad y compromiso social. Por ello recomiendo a las nuevas generaciones iluminarse con la apreciación de la obra de este combativo y sabio maestro que ocupa un lugar prominente en la literatura de Nuestra América.

Deseo terminar esta nota con una reflexión que hiciera al referirme  a su libro, ‘Arte Regresivo II’ del cual él es coautor con José Pablo Quevedo y Ros Soler.

En la Feria Internacional del Libro de Lima manifesté lo siguiente:

"Arte Regresivo II" es tomar un impulso para alcanzar un desarrollo cualitativo de la palabra, el pensamiento y la acción. Muy bien, José Pablo Quevedo mencionó las Tesis de Abril de Lenin, su "un paso atrás dos pasos adelante", que evidencia que la teoría que proponen tiene sus raíces en la dialéctica que precisamente se nutre de las contradicciones para dar pasos cualitativos. La regresión en este caso no es un retroceso sino un ´tomar impulso´, un alto, una reflexión sobre el camino recorrido. Estas son tesis que también propone el capitalismo aunque con la finalidad contraria: no para liberar al hombre sino para perennizarlo en su condición de explotado. El filósofo, escritor y poeta, Raúl Gálvez Cuéllar explica muy bien, en esta obra, los alcances de estos conceptos que llevarían a la liberación del hombre. 

No hay comentarios: