Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




9 de diciembre de 2015

Geometría en la Casa Mariátegui

Elid Brindis, Enrique Gonzáles, Fanny del Rocío Palacios
Por Jorge Aliaga Cacho


"Geometría" es el título del libro de poemas que se presentó el día de ayer en la Casa Museo José Carlos Mariátegui. Su autor es el escritor uruguayo Enrique Gonzáles Arias. La noche se inició con una pieza de teatro corto a cargo de Whitney Ascanova Vega y Solangel, una bella obra que muestra la situación de la mujer en nuestra sociedad machista. "Ser Mujer" propone cambios y esos jóvenes talentos lo proponen muy bien. Whitney Ascanova, profesora de arte dramático es hija de la también talentosa mujer de las tablas: Anicia Vega Figueroa. La parte literaria fue iniciada con las palabras de la artista plástica Fanny Del Rocío Palacios Izquierdo quien trajo a la memoria, a manera de introducción, a grandes personajes uruguayos tales como: el gran prócer de la independencia José Gervasio Artigas y salvando los tiempos, Benedetti,  Galeano, entre otros. Para luego en esa secuencia de intelectualidad, presentar al invitado de la noche, Enrique Gonzáles Arias, natural de Montevideo.
Whitney Ascanova Vega y Solangel
El poeta mexicano Elid Rafael Brindis hizo la interpretación de la obra con magistral comentario. Brindis dijo que la poesía de Gonzáles Arias es una poesía con diálogo interior, como en el poema "Justo al afeitarme" donde el poeta dialoga con el reflejo emanado de un espejo. En la opinión de Brindis, Enrique Gonzáles desconfía hasta de si mismo y que es un poeta que escribe en el presente, como buen metafísico, pero que se esconde en el pasado. Interesante sugerencia del bardo mexicano cuando sanciona que Gonzáles quiere el amor pero no lo pide. A mi me parece que sí lo pide pero en un idioma filosófico, de otra profunidad, y otra vía, como en el poema "Hola": "....si vienes tan bien y seductora / entre esas rosas tan bellas / y entre ese vino que me embriague eternamente / bueno distraídamente / bueno / llévame / pero si me despierto / sabes que te guardaré / en un cajón porque quiero seguir viviendo". Esto último me parece un pedir profundo. Lo magistral de Elid Brindis fue la comparación del lenguaje poético con el lenguaje de la navegación en la aeronáutica. Pues Enrique Gonzáles además de poeta y escritor se desenvolvió también como piloto, y, Brindis, conocedor de la aeronáutica dio en el clavo al develar esta geometría que pudiera haber quedado escondida para el lector que desconoce las artes de volar, las mañas de las lineas y las curvas. Los misterios que esconde la aurora boreal vista desde la altura o los mapas de navegación.
Concuerdo con Elid Brindis cuando manifiesta que la poesía es la que busca al poeta. Este es el caso en Enrique Gonzáles Arias. La poesía lo busca para que el poeta use sus elementos y los encaje en su pensamiento positivista, justiciero con sus dosis de utopía. Y como muy bien cierra la pintora Fanny Del Rocío Palacios Izquierdo, cuando Enrique Gonzáles evoca a Cajamarca, Arequipa y al vate universal César Vallejo, también le está añadiendo su dosis de peruanidad.

No hay comentarios: