Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




15 de septiembre de 2015

¡Alerta peruanos!: los Yankees preparan invasión





Por Vicente Salvador Tapia.



El ingreso de los militares estadounidenses en el Perú, con la autorización del congreso, es un atentado a la seguridad nacional y estabilidad de la región, con parlamentarios ineptos, serviles y sin dignidad nacional, que no visualizan las consecuencias de estas medidas en nuestra patria y en el hemisferio latinoamericano.

En el escenario mundial, se han desatado guerras en el África y el Medio Oriente, con una secuela de destrucción y muerte de cientos de miles personas, agresiones que se han dado por el Imperio y sus lacayos de Europa, sin consulta a los organismos internacionales ni al Consejo de Seguridad de la ONU, agresiones exclusivamente de carácter colonial, violando todas las normas del Derecho Internacional. Las consecuencias las tenemos a la orden del día, con los cientos de miles de refugiados en Europa y un escenario de guerra sin control, que destruye la infraestructura haciendo más pobres a estos países, por la aviación imperial y creando las condiciones para el caos y luchas tribales internas, luchas financiadas por los EEUU y sus aliados como Arabia Saudita, Qatar y Turquía en la región contra los grupos terroristas del Estado Islámico.
Por otro lado, en el escenario americano, se han gestado Gobiernos Populares con posiciones Antiimperialistas por la defensa de sus Recursos Naturales, que el imperio no puede detener, controlar o manipular, si bien es cierto, no intervino militarmente, por estar ocupado en otros escenarios, pero esta pendiente la amenaza de agresión. Además se han afirmado las instituciones regionales a través de los bloques como el UNASUR, ALBA, CELAC, CARICOM y MERCOSUR, lo que en cierta manera disuade las intenciones de agresión del imperio.

El Perú no debe prestarse a las maniobras de la brutalidad y agresiones que desencadenan los EEUU en el mundo, necesitamos convivir bien con nuestros vecinos. El Imperio busca doblegar a los gobiernos progresistas, por eso utilizan todos los instrumentos para desestabilizar la región, como el sabotaje, el chantaje, la amenaza bravucona y el ultimo recurso agotados los demás, la vía militar. El Imperio atiza las diferencias que puedan existir entre los países, lo estamos viendo en el caso de Venezuela con Guyana, por los territorios de Esequivo que estan en litigio en las NNUU, Guyana hace trato con la transnacional petrolera americana, la Exxon Móvil, enemigo de Venezuela, porque el Gobierno de Chávez nacionalizó en el 2006 los intereses que tenía esta empresa en la Faja del Orinoco, con una reserva de 300,000 millones de barriles de petróleo crudo pesado, ahora pretende enfrentar a las dos naciones. Asimismo con Colombia y el cierre de fronteras de Venezuela, es por el contrabando que según calcula la empresa petrolera estatal venezolana, PDVSA asciende a mas de 100.000 barriles mensuales de combustible subsidiado, que las mafias llevaban a Colombia afectando al erario nacional de Venezuela, así como el contrabando de alimentos y las acciones provocadoras de los paramilitares para dividir, quebrar y generar conflictos entre los pueblos y de esa manera justificar la intromisión militar norteamericana, que ya tienen sus bases en Colombia.
En este contexto los despreciables congresistas rastreros, en una actitud servil, autorizan el ingreso de los militares norteamericanos, cual es la razón de esta intervención, no hay que ser ingenuos ni bobos, la movilización de un portaviones, con toda su maquinaria de guerra y hombres, no es otra cosa que la preparación y estudio a un futuro escenario de operaciones de los planes imperialistas de intervención, agresión y derrocamiento de los gobiernos que no son de su simpatía. No se puede permitir que el Perú sirva de base para la agresión a los países hermanos que nos une por todos los vínculos.


No olvidemos las invasiones en 1989 a Panamá con un costo de miles de muertos y daños materiales y a Granada en 1983, que costo el asesinato del Presidente Maurice Bishop y muerte de civiles granadinos, cual fue el motivo, el primero por que planeaba nacionalizar el canal de Panamá y el segundo por construir su aeropuerto y declararse antiimperialista, en Chile se gesto el golpe a Salvador Allende en momentos que la marina de guerra de los EEUU hacían operaciones navales “Operación Unitas” en el océano chileno, para intervenir ante la posibilidad que fracase el golpe dirigido por la CIA a través de Pinochet.
Ahora la penetración imperial es encubierta, con la imagen de ayuda y lucha contra el narcotráfico, sin embargo la experiencia de la historia nos enseña, que esas misiones militares en contubernio con la CIA, planifican el reordenamiento a los intereses yanquis, esa es la razón por la que tienen repartido en el mundo mas de mil bases militares, con un presupuesto militar de mas de 600,000 millones de dólares que supera a todo el presupuesto de defensa de toda la Unión Europea.




Cuál es la base moral del ingreso de los EEUU al Perú, todos sabemos que los intereses del Imperio son contrarios a los de América Latina. Qué necesidad tiene el Perú para esa asistencia, para combatir al narcotráfico no se necesita portaviones, ni aviones de ultima generación. Qué derecho tenemos para desestabilizar nuestra región, cuando se están consolidando los organismos multilaterales en todas las esferas como en lo económico, político, social, cultural, inclusive en defensa, afianzando la paz y seguridad de la región.
Por eso nuestra voz de protesta debe ser clara, la no intromisión militar en el Perú y nuestra región, fuera “misiones, “ayudas”, “asistencias” que son fachadas encubiertas de espionaje, el riesgo de un conflicto regional y la desarticulación de los organismos, están en peligro, necesitamos la paz y el desarrollo de nuestras naciones.
FUERA YANQUIS DEL PERU.

No hay comentarios: