Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




2 de julio de 2015

De corruptos, unitarios, renovadores y libertarios

 
Héctor Béjar
Vladimiro Cerrón

 
Por Jorge Aliaga Cacho
 
Deberíamos de exhibir a los corruptos en las plazas principales de sus lugares de origen previo juicio sumario efectuado por jueces probos. Deberíamos luego llevarlos al Frontón o Centro Penal de su respectiva jurisdicción. Claro que esto nunca lo hará un gobierno traidor ni instituciones ineptas del presente régimen. Pero si podría hacerlo un nuevo gobierno con el concurso de las Rondas Campesinas. Siguiendo su ejemplo deberían organizarse Rondas Urbanas, integradas por miembros de los sindicatos, instituciones religiosas, federaciones de campesinos, federaciones de estudiantes, organizaciones de mujeres, reservistas de las fuerzas armadas, amas de casa, profesionales, profesores, desempleados, en suma: todos los peruanos que claman justicia y un Perú nuevo.

El Perú requiere una revolución moralizadora y un cambio de Constitución. La policía, o fuerza pública, de ningún país civilizado, realiza matanzas de los ciudadanos que se supone debe proteger.  La matanza de humildes pobladores peruanos que defienden sus derechos pacíficamente es no solamente inadmisible sino abominable. El gobierno al traicionar a los peruanos y entregar los recursos naturales del país a compañías extranjeras, convierte a los hombres y mujeres que luchan en defensa de la patria en portadores de legitimidad, pues con sus luchas defienden al Perú de la voracidad imperialista.
 
No nos llamemos más al engaño: la derecha se prepara, como siempre,  para ganar las elecciones y seguir con el continuismo, por ello, la izquierda y fuerzas democráticas deben presentarse a las próximas elecciones políticas con la convicción de que la unidad es el único camino. Y esta palabra: UNIDAD, hay que seguir mencionándola hasta que los más escépticos la aprendan. Hay que mostrar alegría en la lucha, jolgorio en la unidad que debería llevarnos a la victoria electoral del 2016. Para ello no debiéramos permitir que nos sigan inoculando los gérmenes de desunión que es precisamente lo que busca el imperialismo y sus testaferros en el país. 

Un programa común, una plancha presidencial común y el acuerdo de la izquierda toda para redactar una nueva Constitución que el país necesita urgentemente,  son pasos fundamentales para salir de la crisis endémica que vive la patria. Estos son objetivos claros para los cuales no debiera existir división alguna. La verdad es que es imprescindible una nueva Constitución, redactada por peruanos probos, que no tengan vinculación con mafias ni carteles de corrupción.  Ello es menester para alcanzar una sociedad justa. Por eso necesitamos genuinos representantes de los intereses de los trabajadores y pueblo peruanos que sean elegidos en transparencia y democracia.
 
Nos encontramos ad portas del paro nacional convocado por la Confederación General de Trabajadores del Perú, CGTP. Esta acción de lucha debe de ser el punto de partida para un real entendimiento entre las fuerzas de la izquierda. Para ello es necesario sumar las experiencias de todos los luchadores sociales del país. Los más experimentados, viejos comunistas  y socialistas, sindicalistas,  los jóvenes ´pulpines´, que están alimentando su experiencia a la luz de las nuevas luchas; los activistas en todos los frentes populares que sin filiación política siempre estuvieron en la vanguardia de las luchas populares, y desde luego las mujeres que en nuestras luchas han ocupado un rol de singular importancia; los campesinos, cocaleros, mineros artesanales, los maestros, los alumnos, los pobladores, los reservistas, la comunidad gay, los intelectuales y artistas, etc. No existe exclusión en nuestra trinchera, con la sola excepción de los individuos que han demostrado actos indignos, que el pueblo y el electorado reconocen como impropios. Ellos deberían de alejarse de los puestos de dirección de estas organizaciones. De no hacerlo estarían contribuyendo al fracaso de una victoria electoral para la izquierda que debiera presentarse renovada y unida. En este punto creo que es menester señalar la importancia de la renovación de cuadros, pues en la izquierda, con la excepción del Partido Comunista Peruano que lidera Roberto de La Cruz, ella no se ha efectuado. La renovación de cuadros es una exigencia de las circunstancias políticas. Las organizaciones del frente popular no están exentas de errores.  Las críticas fraternas, constructivas, si bien nos corresponde a todos, debiera corresponderle fundamentalmente a las militancias de dichas organizaciones en sus instancias orgánicas. El respeto y no interferencia en los asuntos de nuestros aliados contribuiría a la formación y renovación de la alianza de las izquierdas que lleve al Perú y a los peruanos, por fin,  a la construcción de la patria nueva por la que han venido luchando varias generaciones de revolucionarios siguiendo los postulados del amauta José Carlos Mariátegui.
 
Las organizaciones, como también los individuos, tienen fortalezas y debilidades. A veces nos concentrarnos demasiado en las debilidades de nuestros aliados, cuando, de lo que se trata es de sumar las fortalezas de todos. De esta manera evitaríamos los desencuentros entre los destacamentos de la izquierda que, formados en un gran frente, tienen que dar batalla fiera contra las fuerzas del imperialismo. El éxito de esta practica develaría a nuestros mejores líderes políticos que no son los jefes de una tribu sino los que conducen, coordinan, y estudian, el destino de nuestras luchas para la liberación de la patria.

Estamos también ad puertas para la inscripción electoral del partido PERÚ-LIBRE liderado por Vladimir Cerrón, ex Presidente de la Región Junín, quien ha firmado una alianza electoral con el FUIP (Frente Unido de Integración Peruana), que incluye a MOVIMIENTO POLÍTICO POR LA PATRIA, que lidera Héctor Béjar, el PARTIDO DEL PUEBLO, liderado por Raúl Chirinos Ponce, también están en este proyecto el BLOQUE POPULAR, liderado por Roger Najar, KAUSACHUN PERÚ, de los velasquistas, etc. Cabe mencionar que PERÚ-LIBRE es una organización con estructura nacional que tiene registrados a más de veinte mil militantes ante la ONPE y ha sabido de victoria electoral y buena gestión de gobierno.
 
Cuando el 9 de Julio salgamos a las calles, para defender los intereses del pueblo, pensemos en nuestras fortalezas, en lo que nos une, pues todos somos soldados del mismo ejercito liberador de la patria. Construyamos el gran frente de izquierda que nos lleve a la victoria el 2016. Viva el Paro Nacional Cívico Popular convocado por la CGTP. Viva la unidad y el entendimiento entre todas las fuerzas que luchan y anhelan justicia social en nuestra patria.

No hay comentarios: