Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




14 de abril de 2015

Ahora luchar por la Unidad Programática de todos los Frentes

Jorge Aliaga



Por Jorge Aliaga Cacho
Ahora se empieza a hablar de un tercer frente político de izquierda que lo encabezaría el congresista Sergio Tejada que anuncia la formación del Bloque Nacional Popular. Entonces la pregunta que viene al caso es: cuál sería el resultado de ese trabajo de alianzas que se ha venido desarrollando en el seno de la izquierda peruana desde hace ya tanto tiempo. De haberlo, seguramente sería muy pobre. Pues, en realidad, hasta las organizaciones, otrora radicales, que quisieran ser de la arena del campo de la revolución han devenido en espacio de desunión, y entre sus miembros existe el olvido del principio básico que basa su fuerza en la unidad en la lucha y resistencia popular para combatir como ayer al imperialismo y, hoy en su nuevo empaque, al neo-liberalismo.

Desde hace mucho tiempo, y no lo reconocemos hasta hoy en día, hemos sido culpables de la desunión entre las fuerzas por el socialismo: me refiero a la desunión de todos los hombres y mujeres que en las filas de los partidos comunistas y socialistas definen claramente su pensamiento oponiéndose al capitalismo neo-liberal, con la alternativa de un ideario socialista que, corrigiendo errores del pasado, se perfile como una creible alternativa de gobierno para el pueblo peruano. Al no haberse logrado avances en este aspecto esencial para los comunistas, socialistas y libertarios, lo demás cae por su propio peso. Pues, sin la existencia de un bloque unitario de la izquierda marxista, cualquier alianza de izquierdas es falsa y de corta vida. Una 'alianza' de corte mediático no representa a una verdadera alianza que debiera nacer del pensamiento y la acción del pueblo peruano organizado y en lucha por la defensa de sus interéses y la conquista de una sociedad igualitaria, de bienestar pleno, que tiene un nombre: socialismo peruano.

Es por ello que el monstruo mediático se ensalsa y baila al difundir noticias no solamente de una, sino, hasta de dos y tres supuestas alianzas de la izquierda peruana, y monta circos de noticias señalando a tal o cual candidato que, en mi opinión, algunos de ellos, son de probada ineficiencia en el terreno político. Ellos, me parece, no debieran ocupar lugar en una representatividad que aspira la confianza del pueblo elector. El candidato Simon con su conducta en el Baguazo, o la Embajadora de la boca callada, cuando reprimían al pueblo peruano, no pueden ser garantía para ganar la confianza del los trabajadores y ciudadanía en general.

Sin embargo, la media millonaria del imperio sigue insistiendo en ponernos a esos personajes en sus espacios diarios como a los representantes de la izquierda. Ahora aparece en los titulares la promoción del congresista Tejada, como antes aparecía la esposa del presidente de la república y pronto podría reaparecer nuevamente el Cocinero Mágico. Todo ello forma parte del endormecimiento mediático o el 'enmierdamiento' mental como muy bien lo ha expuesto el Dr. Marco Aurelio Denegri. La izquierda peruana tiene que salir de ese juego sucio que le impone el sistema, tiene que crear sus propias reglas para el 'match', otro reglamento del juego. Y las reglas para la izquierda son claras. La unidad y la elección de nuestros candidatos debiera ser basada en una correcta comprensión de la realidad del país, reconocer quienes son los genuinos aliados de la clase trabajadora y el pueblo.

Es imperante conocer ello y decirle al pueblo la verdad: al sistema tenemos que cambiarlo y para lograrlo debemos unirnos de manera férrea, solo así podríamos obtener una nueva Constitución Política del Estado. Pues una nueva Carta Magna, que incluya y/o restituya los derechos de los trabajadores y el pueblo, y que se haga cumplir con un gobierno verdaderamente democrático, y un pueblo consciente de su misión histórica, organizado y unido, son las garantías para conquistar la Patria Nueva por la cual luchan y lucharon millones de de peruanos marxistas y no marxistas, socialistas y no socialistas, creyentes o ateos. Y a esta unidad desde luego que están bienvenidos los progresistas, pero entiéndase por progresistas, a aquellos que desean concurrir en el torrente anhelo por conquistar la Patria Nueva: es decir cambio de sistema y nueva Constitución del Estado: un Nuevo Perú.

Habrán notado que para la media millonaria imperialista la dirigencia de la izquierda tiene sus caras visibles, y por ende electoral, en personajes que no representan a la izquierda. Promueven la imagen de un ex terrorista, ministro de Alán García y tránsfuga o de una Embajadora que se volvió muda y de otros que ocuparon puestos públicos y hasta la fecha no han dado un informe sobre su función al pueblo. 

Pero el pueblo ya no puede ser engañado por más tiempo. Seguro que, dentro de poco, ese mismo pueblo, pensará en porque la media pro-imperio no le da espacio a políticos decentes y luchadores sociales como Héctor Béjar Rivera, genuíno representante de los que luchan en nuestra patria, intachable comandannte guerrillero, de la estirpe de Mujica en el Uruguay. Se darán cuenta de como la prensa corrupta no menciona a los integrantes del Frente de Integración Peruana como a Eduardo Carrillo, prestigioso diplomático peruano, A Ricardo Noriega Salaverry, prominente abogado constitucionalista que junto a Hugo Ciro Silva, el Capitán Eloy Villacrez y el propio Embajador Eduardo Carrillo, han denunciado por traición a la patria al Sr. Ollanta Humala, presidente de la república. 

No les interesa tampoco promover a Laureano Cruz, pre-candidato del FUIP, líder del pueblo de Tambo, que en estos momentos comanda la lucha contra la transnacional Tía María en el sur del Perú, hombro a hombro con sus hermanos reprimidos. No, a la prensa del imperio no le interesa ello. Para ellos defender la patria es sinónimo de violencia. También lo fue para los peninsulares, violencia, el levantamiento de Tupac Amaru. Usando un proverbio chino: puedo afirmar categoricamente que al pueblo peruano ya no se le puede ocultar más, la realidad con un dedo.

Sí, es necesaria, indispensable diría, la unidad de todas las fuerzas de izquierda y de los progresistas que junto a la izquierda deseen luchar por una nueva Constitución del Estado y la instauración de un nuevo sistema de gobierno en nuestro país. Pero más que los candidatos lo que debemos unir son los criterios, las ideas para sacar adelante al país. En ese camino estamos los integrantes del FUIP y llamamos a toda la izquierda peruana, a todo el pueblo peruano, a hombres y mujeres, a sumarse a esa lucha por la unidad de todos los frentes basada en un programa claro y preciso y que tenga como base alcanzar lo anteriormente enunciado. 

En esa lucha la experiencia de los comunistas, socialistas y libertarios, como la de las luchas de nuestro pueblo organizado, en regiones y comunidades, y la concurrencia de la nueva generación estudiantil es indispensable. Unidad! La unidad, verdadera, real, basada en los principios socialistas es el único camino para la liberación de nuestro pueblo.

No hay comentarios: