Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




25 de julio de 2014

La Roja Yesca


Por Jem Wong
 
De amor voy quemando las horas
en blanca cenizas, convirtiéndolas
entre brazos de tierra y aire vuelo
como hoja de calendario amarilla.
Marcada por el giro de la arena
en el espacio que sin ti , hiere
Llena de la ansiedad de tu nombre
de tu mirada de terciopelo, que mata.

¡La vida es corta! Jaaa… Sandeces
Palabras de los que tienen miedo,
porque no conocen la nieve del invierno.
Mi verano no huye, jamás termina
las aspas de mi molino, no cesan,
giran en mi cuerpo y lo sangran
y el alma convulsa desesperada,
son retazos, trapos sedientos de ti.

Querer detener la caída de la arena
con obsesiva presteza me domina,
Ir, caminar en esta playa desnuda
frotándome en tu cuerpo cálido,
con el temblor del deseo ardiendo
y las rodillas levantadas al viento.
Presurosa de abrirte la madriguera,
para que vayas construyendo la represa.

Mi pequeño castor ¡Ven, enloquecido!
Camina ebrio hasta esta tu entraña.
Calma tu sed de laborioso amante,
clava tus garras en la rama del zarzal
y sobre las llagas que me regalas
pon los dedos presiónalas de amor,
hasta que me lleves al arco del cielo,
mientras mi pensamiento es muerte.

La roja yesca testigo de los amantes
sonríen aterciopeladas y cristalinas,
como copas sagradas del licor divino
que se ofrecen en el juego de dioses,
que el instinto misterioso consume,
mientras el aire del verano escapa
y en un suspiro del ardiente crisol
crujientes suplican que no se termine.

La represa hay que… reconstruirla
La fuente del amor, hay que crearla
usa tu fantasía vida ,reúne las ramas
no ves que hay pececillos en el agua
Si no le hacemos una casa morirían
de sed, no descansaran estas almas.

No hay comentarios: