Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




26 de agosto de 2013

Verónica Morante Rossel

Verónica Morante Rossel en el Dreyfus de Miraflores


 
Verónica Morante Rossel  

Limeña, estudió en el Instituto Pedagogico Nacional de Monterrico. Ha sido antologada en los libros de poesía: "Las poetas en el club", "Huellas de vida","Todas las Voces". Poeta, pedagoga, dama de fino y claro verso, amante de la música clásica y la buena trova. Este año se ha presentado en recitales efectuados en La Casa de la Literatura Peruana, el Club Social Miraflores, el Dreyfus, entre otros espacios culturales. Por sus venas corre la sangre poética heredada de su tatarabuelo, Don Ricardo Rossel Sirot. Verónica dirige el blog "Arte Poética Vera" y piensa que no existen las verdades absolutas. Dueña de una exquisita fuerza lírica , Morante Rossel, nos cautiva y conduce a lo más hondo de su sensibilidad poética:
 
 
 
‘Otea un lugar seguro
sin dolor
sin rasguños ni tierra en los ojos’. V.M.R.
 
Erráticas
por Verónica Morante Rossel
 
ESPINAS DE VIENTO HELADO EN LA CONCIENCIA
REVIENTAN LOS OJOS A BORBOTONES
Y AMORATAN LA SÍSTOLE.
DIÁSPORA DE SUEÑOS INAUDIBLES
INASIBLES
EXPULSADOS EN VORÁGINE
DE ERRÁTICAS PROFUNDIDADES DE DIÁSTOLE
¿ME QUIERES?
SÍ,
PERO...
 


¿TE ACUERDAS?

por Ricardo Rossel Sirot

(Lima, 12 de mayo de 1841 - Barranco, 6 de diciembre de 1909)

Yo sé que del tiempo la mano implacable
Dolores y dichas borrar logra al fin;
Que todo se olvida, que todo es mudable,
Que sólo es constante mi amor para ti.

Tu ingrata memoria quizás ya no guarde
El vivo recuerdo, la casta visión
De aquella bendita poética tarde
En que nos juramos para siempre amor!.....
Si tú lo olvidaste, deja ¡oh, cara prenda!
Que hoy te lo recuerde mi amorosa voz;
Que el fuego extinguido de tu pecho encienda
El soplo abrasado de mi fiel pasión.

Tibio era el ambiente, la luz era escasa,
La mar sosegada dormía en quietud;
Dorados, flotantes celajes de gasa
Del cielo bordaban el límpido azul.

Las palmas y sauces sus ramas mecían
Con blandos murmullos y lento compás;
Las aves marinas el vuelo tendían,
Buscando en las peñas abrigo y hogar.

Brillaba en la cumbre del monte lejano .
De vivida lumbre rojizo fulgor,
Cual beso postrero que á hundirse cercano,
Enviaba á la tierra moribundo el sol.

Y el grato silencio tan solo turbaba,
Cual queja doliente, cual fúnebre son,
El ¡ay! que Natura penosa lanzaba,
Al astro del día diciéndole: ¡adiós! . . . .

Sentado en las rocas, del mar en la orilla,
Yo estaba contigo—¿Te acuerdas, mi bien?
Tu frente esmaltaba la luz amarilla,
La ola espiraba besando tus pies.

La brisa agitaba tus negros cabellos,
Jugando en sus rizos con gozo infantil;
Callábamos ambos: tus ojos, tan bellos,
Lánguidos fijabas de ocaso al confín.

Mas vi tu mirada posarse en la mía;
Y mi alma y tu alma sentí estremecer:
De amor infinito yo en ambas leía
Poema viviente que no olvidaré!

Tu mano estrechando, rodeé tu cintura,
La frente doblaste, y en mi hombro tu sien,
Mis labios secaron la lágrima pura,
Que vi en tus pestañas temblando caer.

La playa dejamos; la sombra crecía,
La tierra cubriendo con negro capuz;
Bramaba el océano, el viento rujia;
La noche infundía terror e inquietud.

Entonces-¿te acuerdas?-pregunté yo triste:
«¿Como cambia el tiempo cambia el corazón?»
Y, con firme acento, tú me respondiste:
«¡No; no tendrá ocaso el sol de mi amor!»

1 comentario:

Jorge Aliaga Cacho dijo...

El poema ¿TE ACUERDAS? es de la autoría de Don Ricardo Rossel Sirot, tatarabuelo de la poeta Verónica Morante Rossel. Una maravilla de poema con un registro que lo proclama como un gran hombre de letras. Bello.