Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




7 de junio de 2013

Gordon McLennan líder de los trabajadores británicos

J
Gordon Mc Lennan, Secretario General
del Partido Comunista de la Gran Bretaña,  
hablando en el  XXVI Congreso del PCUS
(State Kremlin Palace).
Gordon MacLennan luchando toda su vida, Londres
 Gordon McLennan ,Jorge Aliaga y José Cerón  en Jananti, Edimburgo
Por Jorge Aliaga Cacho (*)

Gordon McLennan (12 mayo 1924 - 21 mayo 2011) fue Secretario General del Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB) entre 1975 y 1990.

McLennan trabajó como dibujante de ingeniería antes de asumir diversos puestos a tiempo completo dentro del CPGB. Él postuló a la circunscripción de Govan Glasgow en las elecciones generales de 1959 Reino Unido, la West Lothian por las elecciones de 1962; Govan en las elecciones generales de 1964 y 1966 del Reino Unido. Se convirtió en el organizador nacional del CPGB en 1966, y mientras estaba en este puesto, impugnó las elecciones en St Pancras del Norte en el 1970 y febrero 1974 las elecciones generales.

En 1975, McLennan fue elegido Secretario General de la CPGB. Ocupó el cargo, mientras que el partido estaba en fase terminal, con enfrentamientos entre facciones dentro del CPGB, finalmente dimitir en 1989. Después de la disolución del partido, en 1991, se unió al Partido Comunista de Escocia. Se mantuvo activo en el movimiento de los jubilados y apoyó La Coalición de la Unidad candidato George Galloway, RESPECT, en las elecciones generales de 2005. También mantuvo contacto con la Alianza para el socialismo verde, una de las entidades sucesoras a la CPGB (a través de la Red Socialista Verde), pero a pesar de que dirigió las reuniones AGS y escribió para la revista AGS (verde Socialista) que nunca se unió a esta organización.
Gordon McLennan fue el último de los secretarios generales comunistas de estilo tradicional para liderar al partido británico, pero a su vez fue quien vería al partido dividido en la lucha de tradicionalistas intransigentes, contra las corrientes  euro-comunistas, por el control de la dirección del partido y por dirigir las luchas de los comunistas británicos.

Nacido en Glasgow en 1924, McLennan fue el primero de su familia que no trabajó como obrero, cuando se convirtió en un dibujante de ingeniería en Albion Motors en el Clyde. Se unió a la Unión de Jóvenes Comunistas, cuando tenía 15 años. Escocia seguía sintiendo los efectos de la Gran Depresión, la pobreza en Glasgow estaba en su apogeo. El Partido Comunista, bien fundado en Escocia, ofrece un movimiento de base política y filosófica a la que que muchos jóvenes escoceses de la clase trabajadora se sintieron atraídos.

Sirvió en el comité ejecutivo de la Juventud Comunista desde 1942 hasta 1947, cuando se convirtió en un organizador a tiempo completo para el Partido Comunista de Gran Bretaña, por primera vez en Glasgow y luego, en 1956, como secretario escocés. Se convirtió en miembro de la Ejecutivo Nacional del partido en 1957 y en 1966 fue nombrado organizador nacional, con la responsabilidad de la Juventud Comunista. En 1975 fue nombrado Secretario General, sucediendo a su compatriota escocés John Gollan. El número de miembros del partido se había reducido después de la sublevación húngara en 1956 y la Primavera de Praga doce años más tarde: muchos habían dejado el partido en protesta, y el conflicto entre izquierda y derecha rompía al partido en pedazos. .McLennan sirvió en un momento de transición, cuando el partido se estaba alejando de la Unión Soviética. Desde el principio, su liderazgo se vio socavado por los acontecimientos que se remontan a la Guerra Fría.

Cuando él reemplazó a su predecesor se enteró que, desde 1956, el partido había estado recibiendo dinero de la Unión Soviética, entregado en las reuniones clandestinas por un funcionario de la embajada soviética a un diputado de Gollan, Reuben Falber. McLennan le dijo a Gollan que él quería que esta práctica se detuviera de inmediato, pero la misma continuó durante los cuatro años siguientes, McLennan, no supo nada al respecto. En 1976, el Parrido Comunista, desesperado y corto de dinero, vendió su sede de King Street, Covent Garden, que se había comprado con el dinero que fue enviado, en secreto de Rusia, por Lenin. El partido perdió su centro reconocido y McLennan una base establecida. Dos facciones - los de la línea dura, tradicionalistas disciplinados y los euro-comunistas, que se negaron a acatar la línea soviética - lucharon por el control del partido. Cuando su tan cacareado manifiesto, "El camino al socialismo británico", no pudo convencer all electorado, McLennan decidió modernizar el partido. Los argumentos se convirtieron en cierta medida generacional: aunque algunos de sus amigos se alinearon a su lado, McLennan fue acusado de traicionar a sus compañeros mayores, que recibían apoyo soviètico, y él se alineó con los eurocomunistas, más liberales, intelectuales más jóvenes dirigidos por  Martin Jacques, director de Marxism Today, la revista teórica. La línea soviética, más tradicional, se reflejaba en el periódico del partido "Morning Star". (La estrella de la mañana).
Ya antes, en 1946, se había tomado la decisión de  darle autonomía al periódico del partido, el "Daily Worker". Pero ahora el "Morning Star" atacaba a McLennan, que intentaba arrebatar de nuevo el control del periódico enviando a sus partidarios a que postulen al comité de dirección del "Morning Star". Las reuniones se rompieron cuando él y sus seguidores fueron abucheados. Sin embargo se quedó a cargo de las oficinas del partido y otros  edificios, mientras que sus oponentes controlaban los activos del Morning Star. Los alineados con McLennan fueron expulsados ​​al estilo soviético cuando McLennan luchó por el control del periódico.

Durante la huelga de mlos mineros,  1984-1985, McLennan temía que los mineros estaban siendo llevados al desastre por Arthur Scargill. Una reunión entre McLennan, el industrial organizador Pete Carter, Scargill y el líder de los comunistas mineros escoceses Mick McGahey dirigido a promover la unidad terminó en una furiosa disputa. Otras peleas durante la huelga, que fue noticia International, y que duraría un año, hicieron cada vez más amargo el enfrentamiento..

Un hombre preparado para escuchar a McLennan, fue Mikhail Gorbachev, quien asesoró sobre la forma de establecer una relación y trato con Margaret Thatcher, a cambio Gorbachov trató de aconsejar sobre cómo hacer frente a su partido. Pero en 1988 los miembros agrupados en torno al "Morning Star", formó un nuevo partido comunista: el Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB).
En 1990, McLennan se retiró como Secretario General del partido y le entrega  la dirección  Nina Temple. El partido había elaborado un programa de reinventarse a sí mismo, como facilitador de una coalición progresista que luche por la justicia social. Al año siguiente con una membresía de sólo 8.000 militantes, el partido mismo tomó la decisión de desbandarse, y una nueva organización, la Izquierda Democrática, fue establecida. McLennan se negó a unirse y, en su lugar, se inscribió al Partido Comunista de Escocia. Según su hijo Greg, McLennan sufrió mucho por la división del partido. Sin embargo, él creía que no había sido su responsabilidad:. "Su punto de vista era que al pensamiento pluralista, moderno, había que darle su oportunidad de expresión Estaba muy molesto por lo que había pasado, pero nunca tuvo rencor ".

En sus últimos años McLennan se lanzó a la campaña por la Convención Nacional de Pensionistas, convirtiéndose en un miembro de su ejecutivo nacional y presidente de la región de Lambeth. Un hombre encantador, sin pretensiones, él y su esposa María, quienes habían estado en el coro de la Juventud Comunista, eran famosos en las fiestas por la  interpretación de canciones escocesas. Se le encontraba a menudo jugando al golf, aún declarándose a sí mismo como un comunista, por la filosofía y por pertenencia. Pues, Gordon MacLennan fue miembro activo, hasta el día de su muerte, del Partido Comunista de Escocia que fue fundado por un nutrido grupo de escoceses, que incluía al autor de esta nota, que fue elegido, miembro de su Ejecutivo Nacional, Secreario de Relaciones Internacionales y quien envió la primera delegaciòn del P.C. escocés a Cuba Socialista. 

(*) Traducido, corregido y aumentado, por Jorge Aliaga Cacho, usando el obituario aparecido en "The Independent" de Londres.
(*)En la segunda foto, blanco y negro, sentado a la derecha aparece José Cerón sindicalista chileno y miembro del PCCH

No hay comentarios: