Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




2 de agosto de 2012

¿Por qué se derrumbó La Unión Soviética? PARTE IV

Jorge Aliaga Cacho en Moscú





















PARTE IV

Por Jorge Aliaga Cacho

Stephen White, nos brinda una idea clara del grado de organización adquiridos por la Unión Soviética en el momento en que Gorbachev asumió el poder: 'Gorbachev heredó un "estado multinacional, integral y federal". Sus estados gozaban de poderes formales como el derecho a establecer relaciones diplomáticas con otros estados o tomar parte en las decisiones sobre las cuestiones de importancia local. (Art. 76 y 80 de la Constitución de 1977).
 Después de 1944 las repúblicas ganaron el derecho a mantener sus propias fuerzas armadas y también el derecho a retirarse de la URSS. Las repúblicas ocuparon territorios en los que predominaron determinadas nacionalidades. Cada república tenía su propio parlamento (Supremo Soviético) y su propio gobierno (Consejo de Ministros).
Las repúblicas de Rusia, Uzbekistán, Georgia y Azerbaiyán, incluían entre sus fronteras repúblicas autónomas. Sin lugar a dudas, se trataba de una impresionante estructura que, si se utilizaba bien, habría sido capaz de proporcionar el mayor grado posible de autogobierno. Sin embargo, se hizo daño a los gobiernos locales.  Todo el país funcionaba sobre la base de un plan y presupuesto unitario, determinado a nivel central, lo que limitaba, en gran medida, las funciones de los gobiernos locales para elegir sus propias prioridades ". Stephen White, "Gorbachov y después", p.139, Cambridge, 1991).
Las anomalías a las que me he referido en el párrafo anterior se observan claramente en las estadísticas de la producción industrial pues los ministerios con sede en Moscú tenían el 57% de la producción industrial, los ministerios basados parcialmente en Moscú producían el 37%. Mientras que sólo el 6% de la industria era regulada por completo a nivel de las republicas.
El Partido Comunista ejercía los métodos del centralismo democrático y no había forma para que un Tribunal Constitucional pueda resolver cualquier disputa sobre las competencias respectivas de las repúblicas "independientes" y de la Unión en su conjunto.

Cuando Gorbachev introdujo su histórico Programa Perestroika, la Unión Soviética, en mi opinión, ya estaba en manos de una maquinaria burocrática, ineficiente y corrupta, que no ofrecía ningún tipo de ayuda para desarrollar el socialismo. Estos miembros de los aparatos burocráticos infiltraronse en el Partido Comunista con el fin de lograr ambiciones personales. Estos falsos "comunistas" llegaron a posiciones de poder y fueron ellos quienes introdujeron un programa de reforma política y económica, que no estaba destinado a resolver los problemas experimentados por el socialismo como tampoco, fue ninguna ayuda para reestablecer el sistema socialista.  Por el contrario, este nuevo sistema, permitiría que intereses imperialistas ocuparan un rol central en el proceso político interno de la otrora Unión Soviética.
El año 1988 fue un año de afirmación nacionalista, un período en que el pueblo aspiraba  'democracia'. El papel del Partido Comunista fue cuestionado desde el Báltico y el Cáucaso hasta los importantes movimientos nacionalistas,  desafiando, de esta manera, el viejo modelo de federalismo.
De acuerdo a Sawka: "El resurgimiento del nacionalismo de algunos de los ciento y pico pueblos de la Unión Soviética puso en duda la existencia misma del Estado Multinacional".
Este fenómeno nacionalista no era nuevo en la URSS.  Existió  antes de la llegada de la perestroika.  Algunos de los problemas confrontados por Gorbachev ya habían sido evidentes en el periodo de Khrushchev, cuando las comunidades optaron como practica tomar clases de defensa personal, por ejemplo, los tartaros de Crimea, y en especial los judíos y otros con necesidades específicas.
La Unión Soviética se creó como una federación de repúblicas en 1922, conservando estas la aspiración a la condición de Estados de la Federación original.  Se les dio un marco político aceptado. Si el aspecto de la condición de Estado ethnofederalista se vio socavada, esto no alteraba el principio básico de que la Unión Soviética, en principio, no era un sólo estado. Se trataba de una federación de naciones.
Sin embargo, Lenin vio la necesiad de ganarse la confianza de los vecinos de Rusia e instó a mantener bajo control el chovinismo ruso, y también, respetar los idiomas locales, las culturas, y pidió se abstengan de llevar a cabo la rusificación forzada.