Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




30 de julio de 2012

¿Por qué se derrumbó la Unión Soviética? III PARTE


Jorge Aliaga Cacho en Moscú


















Por Jorge Aliaga Cacho

(III Parte)

Andrei Sajarov escribió en sus memorias, publicadas en 1990, acerca de Lenin:
"En cuanto a mi opinión acerca de Lenin, es imposible no apreciar la importancia de su personalidad y la tragedia de su destino (una reflexión sobre el destino de nuestro país), y la gran influencia que él tuvo en el curso de los eventos. Estoy de acuerdo con Berdayev en que el impulso inicial de Lenin, y de la mayoría de los revolucionarios bolcheviques, era en esencia humanitario y moral, fue la lógica de sus luchas y el trágico giro de la historia  lo que dictó el curso de sus acciones. Pero no sólo eso. Hay algo inherentemente falso en sus premisas básicas, políticas y filosóficas. Es por ello que la objetividad fue a menudo suplantada por consideraciones pragmáticas y el humanismo por el fanatismo, y fue por ello qué la línea del Partido y sus luchas triunfaron sobre los principios morales". (Sakharov, "Memorias", de Hutchison, 1990, p.33. Sajarov murió en ejercicio de sus funciones en las filas del partido comunista.

Sugiero que el enfoque internacional de la Unión Soviética fue otro de los elementos que contribuyeron su crisis económica y política. El apoyo que la URSS brindó a aliados como Cuba, Etiopía y Vietnam, sólo tres de ellos, costó a la Unión Soviética, la suma del orden de los 5 mil millones de dólares anuales. En su informe al XXIV Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, Leonid Brezhnev, habló de "la gran alianza", de las tres fuerzas revolucionarias básicas de nuestra época: el socialismo, el movimiento obrero internacional y la "lucha de liberación" de los pueblos. Para poner en práctica estas políticas fue, sin duda, necesario un gran despliegue de recursos que la economía soviética, en un momento, no estuvo en condiciones de afrontar.

Stephen White, en su libro "El desarrollo en la política soviética", argumenta que el sistema político soviético tenía como elemento central al partido comunista basado explícitamente en el marxismo-leninismo y organizado de una manera altamente centralizada.
White sostiene que el partido tuvo un papel destacado, dirigió el trabajo de los soviets electos, los tribunales, los sindicatos y todas las demás formas de vida organizada. También dirigía la economía basada en la propiedad pública y la planificación estatal. Las decisiones fueron tomadas por unanimidad de liderazgo y la dirección del partido y de los órganos de Estado nunca fueron cuestionados. Las decisiones se adoptaban por unanimidad y en votación pública. El papel de liderazgo del partido fue impuesto.  La práctica del centralismo democrático fue la causa del centralismo en el sistema político soviético. A través de este sistema, los puntos de vista opuestos se podían expresar en los congresos del partido. Sin embargo, a las ideas minoritarias derrotadas en votación, el sistema político no les daba la oportunidad de continuar su proceso antagónico. Deseo afirmar que en un período de crisis revolucionaria, cuando la amenaza capitalista es evidente o cuando la revolución es joven, y sin experiencia, los métodos del centralismo democrático son indispensables para lograr el cambio social.
El Partido Comunista de la Unión Soviética, en mi opinión, desaprovechó el uso efectivo de los diferentes puntos de vista propuestos en muchos ámbitos de la vida. Por ello, el descontento creció tanto en la opinión pública como en minorías étnicas, nacionales, en los artistas e intelectuales. Lo que estoy sugiriendo es que había una necesidad de liberalizar todos los ámbitos de la vida con el fin de enriquecer la teoría del marxismo-leninismo. China y más tarde Cuba, tímidamente, comenzaron a implementar estos procesos de liberalización.