Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




30 de junio de 2011

Poemas de Samuel Cavero




César Vallejo

Autor: Samuel Cavero Galimidi (Perú) © ®


Hoy,
He vuelto con la esperanza de hallarte
Y de que seas el mismo
Por la ventana entra un árbol disfrazado de invierno.

Pongo
La flor de la esperanza en tu verbo
Callado tanto tiempo
A sabiendas que no se muere en la hora final
Se muere de a poquito,
Dolorosas e innumerables veces en la vida.

Pongo
Pese a la luz hepática de la bombilla
Un verso tuyo (y mío)
Nueva dimensión de la nostalgia
En la mansa luz de (mi cárcel, nuestra cárcel)  la noche.


Pongo
Pese a que la culpa de nuestra arrogancia la tiene Dios
El corazón y la memoria
Como el madero que lleva la corriente
César-triste, César-barro pensativo
César-río, César-mar
César-generoso trigo
César-cholo telúrico
Estandarte de los pueblos
César-el libro-la piedra cansada
que descansa sobre el poyo
del infante hogar  en Santiago de Chuco.


Que se haya muerto ayer,
Tan asombrosamente ayer,
Tan accidentalmente ayer,
Tan descuidadamente ayer
Atropelladamente ayer.
¡Tan…Tan…Tan…!
En medio de la calle y de la vida.



Hoy, bastó escuchar tu honda  voz
Del ande,
   Del cóndor
      Del colibrí
           Del ruiseñor
               Como en aquel día en que te encontré
Al corazón y a la memoria
Bajó un lluvioso día en Paris
Yo, tu lápida  abracé
                       y
                      de contarlo…no me corro.



Arguedas
José María, granítica figura
piedra silente, trigo florecido
con la palidez del alba
navegarán tus escritos
en estrellas de ternura.

Verbo fermentado de sabios amores
José María, gigante de nuestra contemplación
hombre del gran oficio de la palabra
geografía del Perú y de Todas las Sangres
hoy que tu recuerdo se hace Ríos Profundos
recordándote estamos.

¿Dónde están tus zorros?
Zorros hambrientos de sueños y  promesas
Están aquí los otros zorros
Zorros con ganas de ajusticiar a los opresores
Pero mira tú, tampoco ellos te han leído.

José María, voz de la Peruanidad
Hay que renacer tus sueños
Avivar las esperanzas
De flores en ojos pan y la boca ensalivada
Del humilde estudiante obrero  y campesino
que alguna vez fue (como tú, como yo) niño.

No hay comentarios: