Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




5 de mayo de 2011

Mensaje a la juventud peruana


Por César Aching Guzmán


Han aparecido por ahí los distorsionadores de la historia para favorecer a Keiko Fujimori[1], candidata de la mafia  que gobernó el país asesinando y robando las arcas del Estado peruano (no las de Japón). Interesadamente dicen que el General Juan Velasco Alvarado gobernó 15 años y que Ollanta Humala sería como Velasco.

Los jóvenes peruanos desconocen la historia o se han limitado a los breves comentarios de textos escolares. También los hay mayores que no obstante haber vivido ese proceso, tergiversan adrede  los hechos.


Escribo estas líneas para los jóvenes de hoy, pues cuando el General Velasco inició su gobierno tenía yo 19 años y cuando fue derrocado por Morales Bermúdez, tenía 26; con la fuerza y convicción  de mi juventud apoyé el gobierno revolucionario de la Fuerza Armada conducido por el patriota General de División EP  Juan Velasco Alvarado; pues nos creó el orgullo de país soberano, digno y luchador ante la prepotencia de países hegemonistas y de grandes transnacionales acostumbradas a apoderarse y explotar nuestras riquezas con la anuencia de gobernantes corruptos. Sí, nos enseñó a valorar el Perú, a defender los recursos naturales, a fraternizar y respetarnos como peruanos de todas las sangres, a mirar con profundo afecto a los más pobres del Perú. Jamás trabaje para el Estado ni me serví de él; tampoco escalpelo a las personas que fueron o son servidores del Estado, siempre y cuando actúen con honestidad y transparencia.

El General Juan Velasco Alvarado, gobernó el país desde el 3 de octubre de 1968 hasta el 29 de agosto de 1975, es decir, 7 años y no 15 como sostienen algunos  por  ignorancia o por interés; fue derrocado el 29 de agosto de 1975 desde la Ciudad de Tacna por Francisco Morales Bermúdez (MB), calificado por Basadre como “el más grande felón de la historia”; MB gobernó el Perú de 1975 hasta el año de 1980, es decir, 5 años.

En el Perú los golpes de estado fueron promovidos y financiados por la oligarquía y el imperialismo. En la historia republicana el Perú ha sufrido 32[2] interrupciones de la vida democrática; se considera en esta cifra el golpe de Estado del General Juan Velasco Alvarado (1968-1975), no obstante ser el único que no contó con el respaldo de la oligarquía nacional ni extranjera. Desde el primer día (como en Chile contra Salvador Allende) la CIA desarrolló en su contra constante labor de zapa y planificado boicot en complicidad con el poder económico dominante, representado por los barones del azúcar, del algodón entre otros, cuyos dueños eran verdaderos señores feudales.

En el gobierno del General Velasco se aplicó un modelo que trajo como resultado la modernización de la estructura económica del país, hasta entonces capitalista incipiente, semifeudal y aún con presencia esclavista del yanaconaje. Dicho gobierno recuperó soberanía sobre los recursos naturales, reformó el agro de una manera irreversible del feudalismo a la modernización, elevó el nivel de la educación estatal, entre algunas medidas revolucionarias; por otro lado, expropió empresas de producción ancladas en sectores estratégicos, algunos bancos privados, medios de información y las comunicaciones (como la ITT) controlada por la CIA. Fue durante estos 7 años de gobierno, que se crearon las grandes empresas nacionales de manejo de los recursos naturales del país (Petroperú, Minero Perú, Hierro Perú, Pesca Perú, Sider Perú, Epsa), generando para el país importantes logros económicos, nunca antes vividos, como el  pasar de la actividad primaria extractiva a la actividad secundaria de transformación.

El objetivo de entonces fue el de promover la exportación de productos derivados. Cito como ejemplo: Instalación de la Planta de craqueo catalítico de Talara, donde se logró elaborar gasolina, kerosene y grasas; el complejo petroquímico de Bayovar que facilitó procesar insumos para pinturas y fertilizantes derivados del petróleo; creación de la Refinería de Cobre en el Puerto de Ilo, desarrollo de la Siderúrgica de Chimbote, entre muchas otras. Asimismo, se realizaron mega proyectos como la reserva de Poechos en Piura, la irrigación de las Pampas de Majes en Arequipa, el oleoducto para transportar petróleo desde la selva peruana a la costa para su transformación, el Puerto Pesquero de Paita, entre otros. Es necesario precisar que hasta 1968 en el Perú no se producía prácticamente nada pues todo venía importado de Estados Unidos y Europa.  Es decir, los minerales salían en bruto y a precios regalados, después regresaban convertidos en productos derivados y mercadeados a elevados precios.

En el Gobierno del General Velasco se creó una floreciente industria nacional: producíamos cocinas, refrigeradoras, planchas, licuadoras, radios; se ensamblaban: televisores, microbuses de trasporte público y camionetas, estas últimas también con fibra de vidrio; es decir, estábamos ingresando a los umbrales de un país desarrollado; destacó la industria textil cuyas telas como el casimir barrington procesadas con el algodón pima desplazaron con creces al casimir inglés, las telas peruanas llegaron a ser las más cotizadas en el mercado de exportación; esta etapa fue el embrión de las confecciones, lo único que nos queda del sector industrial.

Pregúntense jóvenes, si Velasco fue como lo describen, ¿Por qué el Perú, es hoy día un país primario exportador, con infraestructura industrial débil?.  Un país desarrollado solo es tal, cuando cumple el ciclo de las tres fases de la economía (extracción-transformación-servicios y comercialización), conocimiento básico de economía que lo sabe cualquier joven universitario; esta condición real que se logró para despuntar el desarrollo, nos fue arrebatada por la oligarquía y el Departamento de Estado de EE.UU. el 29 de setiembre de 1975.   

Como ejemplo de soberanía señalamos: “… si MINEROPERU, encargada del manejo de compra y venta de minerales hubiera permanecido en manos del estado, estaría entregando al tesoro público más de 100 mil millones de dólares, 20 veces más de lo que vienen pagando los dueños de las minas como renta”. Actualmente nuestras minas en manos extranjeras (incluso chilenas) se llevan todos los beneficios, como nos demuestra César Vásquez Bazán: “2,501 millones de dólares son las ganancias de la Mina Buenaventura (2005-2010), pero sólo 117 millones en impuestos a la renta”. Podríamos seguir mencionando otros casos, como el de telefónica y otras grandes empresas rematadas y festinadas por el reo en cárcel Alberto Fujimori; ejemplos malignos seguido con mucha angurria por Alejandro Toledo-Kuczynski  y Alan García.

Gran parte de las medidas implementadas por el gobierno del General Velasco Alvarado estuvieron contempladas en un Plan de Desarrollo Estratégico Nacional denominado “Plan Inca”, el único aplicado en el Perú desde la Independencia Nacional.

Vale aclarar que el gobierno de Velasco no fue un gobierno de corte socialista, izquierdista y menos aún marxista. Fue un gobierno  de avanzada, progresista y  de modernización capitalista; pero cuyas obras de indudable corte nacionalista y soberano, afectaron indudablemente  los intereses imperialistas de Estados Unidos y de la oligarquía agraria nacional. Fueron estas fuerzas retrógradas  quienes  se coludieron y orquestaron para detener lo avanzado y recuperar lo perdido. Son como estos los que hoy día nos quieren imponer a una candidata de la mafia, les importa un comino el Perú.   

Es así como toda esta modernización capitalista de la economía, que a pesar de los muchos errores iba siendo positiva, se vio truncada con otro golpe de Estado el año 1975. El General Francisco Morales Bermúdez, apoyado por la Embajada de Estado Unidos y la CIA, logró relevar del gobierno a Velasco y sus generales revolucionarios; Morales Bermúdez, apoyado por un grupo de oficiales conservadores cumplieron con devolver a la vieja oligarquía el manejo del poder.

A partir del 29 de agosto de 1975, el Perú ingresa en un proceso de involución, hasta llegar casi de nuevo al punto de partida (3 de octubre de 1968); como antaño, ahora nuevamente somos país primario exportador, cuando ya cumplíamos las tres fases del ciclo completo de una economía productiva. Todo este proceso de regresión también nos retrotrae a la más descarada corrupción en el manejo de la cosa pública, con una economía cuyo PBI crece sin empleo,  o si los hay es con jornadas que superan las 12 horas diarias (incluido sábados,  domingos y feriados), sueldos realmente precarios; con una presión tributaria del 14%  sobre el PIB mientras en Brasil llega al 30%, en Argentina 32% y EE.UU. casi llega al 40%; los impuestos indirectos, como el IGV que lo pagamos todos los peruanos, son los que sostienen la caja fiscal y rinden la mayor recaudación, es decir pagamos más impuestos los que menos tenemos y cuando el fisco requiere más caja recurre al gasolinazo, que es un golpe directo a la economía popular.

Esta es la verdadera historia jóvenes peruanos, los gobiernos de Morales Bermúdez-Belaunde-Fujimori-Toledo/Kuczynski-García, son los gobiernos de la involución; por obra y gracia de estos gobernantes venales somos nuevamente país primario exportador, destruyeron más del 80% de nuestras industrias. Por esta razón, los jóvenes profesionales se ven obligados a emigrar a otras naciones. El Perú hoy, está constituido por unas cuantos bancos y empresas que explotan en fase primaria (extracción) nuestras minas, el mar de Grau, las empresas de hidrocarburos que actualmente ocupan más del 50% de la Amazonía peruana, empresas de servicios eléctricos, telefonía-comunicaciones, Grandes Tiendas, Grandes Farmacias, Líneas aéreas Chilenas, Hostales, Hoteles, Tragamonedas; servicios varios que no permiten a nuestros jóvenes aplicar los conocimientos adquiridos en sus centros de enseñanza superior; por ejemplo, los ingenieros electrónicos o de sistemas de las mejores universidades nacionales como la UNMSM y la UNI,  únicamente encuentran empleo para ensamblar computadoras, o como vendedores de las “grandes tiendas” extranjeras u otras cosas menores, carecemos de una economía para el desarrollo. Cuanto más comparo al General Juan Velasco Alvarado, con los gobernantes  que lo han sucedido en el cargo, no puedo dejar de reconocer que se trató de un peruano que de verdad amó mucho al Perú.

Por todo ello jóvenes, para iniciar el largo y sacrificado camino del desarrollo con justicia social, se debe apostar por el triunfo de Ollanta Humala. Como dice Steven Levitsky, profesor de Harvard University: “Se puede tener dudas de Humala, pero de Keiko Fujimori tenemos pruebas” y esas pruebas son a cual más abyectas e indignantes.

El plan de gobierno de Humala, no es revolucionario, tampoco es socialista, únicamente plantea la humanización del modelo. El problema no es Velasco, no es Chávez, no es Evo Morales, no es Correa; el problema es la insaciable codicia de  los banqueros, mineros, pesqueros y empresarios chilenos; son ellos quienes se oponen a que los peruanos disfrutemos del fruto que nos brinda nuestras riquezas; todo lo quieren para ellos y que los demás se revienten; es decir, que nuestros niños sigan vendiendo caramelos en las calles, que los jóvenes no tengan opción de trabajos dignos, que los padres de familia se sientan asfixiados por las necesidades de sus hogares ya que sus ingresos económicos están muy por debajo de la canasta básica familiar,  que los ancianos sigan muriendo antes de tiempo clamando justicia y aumento de sus magras pensiones.  

Jóvenes, a estos depredadores de nuestro Perú, el 5 de junio, diles: ¡basta!... votando por Ollanta Humala.  El voto de los jóvenes es un voto revolucionario y siempre será por la justicia,  soberanía y dignidad. La democracia es una conquista de los pueblos y no de la oligarquía.


[1] Fujimori gobernó el Perú de 1990 al 2000, es decir 10 años; una década de atraso y miseria; de degradación y descomposición moral, vendió con venalidad inaudita las mejores empresas públicas y se robó más de 6,000 millones de dólares del valor de venta, según el poder judicial, en este monto no se incluye lo proveniente del narcotráfico, la venta de armas, de APENCAY y las ventas de la ropa donada.      
[2] También está considerado el golpe del sátrapa Alberto Fujimori, de abril del año 1992.

No hay comentarios: