Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




18 de abril de 2011

Frente a la campaña de mentiras, se impone la verdad por ser revolucionaria




Se publica a continuación una interesante conversación entre dos amigas de mi esposa a través de las autopistas de Internet; donde se resume de un lado, la postura de algunas personas que por ignorancia o interés  hacen eco cual ventilador de las campañas que lanza la prensa mediática servil, en contra del candidato Ollanta Humala; y, de otro lado expresa la orientación irracional de la campaña alineada milimétricamente con los intereses de los halcones norteamericanos en la región: apoderarse a través de gobiernos venales (Fujimori-Toledo-García) de la Amazonía con sus reservas de agua dulce, biodiversidad, gas, petróleo, minerales o utilizando la invasión militar a través de sus 19 bases militares incrustadas cual dagas en el corazón de nuestros países.

Para esta segunda vuelta, la derecha vendepatria continua con su campaña de satanización, estigmatizando al candidato Ollanta Humala, vinculándolo con mentiras  al presidente de un país soberano, como lo es Hugo Chávez; como dice una de las interlocutoras: ¿qué tiene que hacer en estas elecciones Venezuela?. Sin embargo, nada dice la prensa mediática  ni sus dirigentes acerca de la intromisión en esta campaña  y en toda la región del departamento de estado norteamericano, a través de fachadas como la CIA, el IRI, NDI y otras organizaciones más. 
Las fuerzas del poder dominante no se dan cuenta o soslayan, que  el pueblo peruano no es una abstracción, sino que existe como tal, constituido por seres humanos pensantes y existentes  al margen de sus deseos y ambiciones. El pueblo peruano rechaza la agresión y el insulto a la inteligencia colectiva, votando por el candidato que avizora un cambio en armonía con sus aspiraciones de justicia social, tantas veces postergadas por políticos corruptos y empresarios codiciosos más allá de la avaricia.  
Así como la unidad de la izquierda peruana representa la unidad  del pueblo peruano, así también la unidad de América Latina será el resultado de la unidad de todas las fuerzas progresistas y revolucionarias de nuestro continente; teniendo el convencimiento, al margen de disquisiciones teóricas que conducen a la ambigüedad, de que el enemigo fundamental en nuestra región es el imperialismo norteamericano y no los presidentes progresistas y revolucionarios, elegidos democráticamente,  que vienen luchando por la integración económica, financiera, política y social de nuestro continente bajo principios de solidaridad, complementariedad y equidad: principios bajo los cuales  se desarrolla el Banco del Sur, El Alba, Mercosur, etc.
En esa línea de acción, los presidentes progresistas y antiimperialistas son agredidos, caricaturizados o mancillados en forma permanente y sistemática por la prensa mediática controlada en su gran mayoría por el imperialismo y sus huestes serviles internas en cada país; con el fin de sustituirlos por políticos venales, incondicionales a sus intereses de dominación y expoliación. En ese esquema se han gestado golpes de estado en Venezuela y Honduras, intentos de balcanización y desestabilización en Bolivia, intento de golpe de estado en Ecuador. Se suman a los presidentes  de los países mencionado los de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. 

Paradójicamente todos los presidentes de los países indicados son de izquierda democrática (con sus propios errores, matices y singularidades), elegidos por sus pueblos y al amparo de la Constitución también aprobada por sus ciudadanos; actualmente cada uno de estos presidentes goza de enorme popularidad en sus países, porque justamente trabajan para sus pueblos y no para corporaciones extranjeras ni  oligarquías internas que únicamente obedecen los mandatos del imperialismo.

Finalmente, la mejor forma de enfrentar estas campañas de agresión, difamación, mentiras y calumnias es con la verdad, y es que la verdad es revolucionaria, quien la practica es un revolucionario. 


Conversación de dos amigas en Internet

Me pregunto, ¿qué cuerno tenemos nosotras que ver con Venezuela?, ¿por qué una persona inteligente como tú entra al juego del miedo y el cuco?, sin intención alguna de convencerte de nada, pues ya veo que tu opción es la dictadura fujimorista, probada además y no insinuada como en el caso de Humala, te copio el texto de un artículo muy interesante que nos recuerda hechos que parece que buena parte de los peruanos y peruanas han olvidado o quizás no les importe.

Anita

El nuevo Ollanta Humala
Por Antonio Zapata 

"Hay dos clases de personas, aquellas que viven hablando de virtudes y aquellas que se limitan a tenerlas"

Rechacemos la violencia y la discriminación en todas sus formas


Ollanta Humala ha sido señalado incesantemente como chavista y seguirá soportando esta acusación en la segunda vuelta. La mayoría de medios de comunicación se apoya en ese vínculo para sostener la supuesta vocación dictatorial del comandante. Esa idea se fundamenta en la famosa escena del 2006, cuando Humala y su esposa estuvieron presentes, en Venezuela, en una actividad del presidente bolivariano, que elogió al comandante peruano. 

Pero, a lo largo de muchos años, Hugo Chávez fue un eficiente aliado de Alberto Fujimori. Incluso, Venezuela sostuvo a Fujimori en el marco de los países andinos, después de la ilegal segunda vuelta del 2000, contra los propósitos de la oposición democrática peruana. 

Para aquel entonces, Chávez estaba comenzando su ruta hacia el poder total y afirmando su prototipo caudillista. Por ello, no le interesaba que los demás países del continente, a través de la OEA, supervisen la democracia tutelada de Fujimori. El razonamiento de Chávez era claro. Si bloqueaba el esfuerzo de la OEA por impedir la re-reelección de Fujimori, luego dispondría de autonomía para imponer su propia dictadura disfrazada con piel democrática. 

Chávez decidió librar una batalla en el Perú para eventualmente ganar la carambola. Por su parte, si perdía era en piel ajena y no sufría demasiado en su tierra. Esa cercanía de Chávez con Fujimori había sido intermediada por Vladimiro Montesinos y tenía una larga historia. No había comenzado el día anterior.

Cuando Alberto Fujimori cerró el Congreso y el Poder Judicial, a través del autogolpe de abril de 1992, el presidente de Venezuela, entonces Carlos Andrés Pérez, protestó enérgicamente y lideró la postura contra el reconocimiento a Fujimori. Como consecuencia, el mandatario peruano se la tenía jurada a Pérez. Ese mismo año 1992, Venezuela sufrió dos golpes de Estado, ambos fallidos. Uno fue protagonizado por el mismo Hugo Chávez y el otro por oficiales seguidores suyos. Estos vinieron a refugiarse al Perú, fueron recibidos en Iquitos y Montesinos les consiguió asilo. Ese favor sería útil en la fase final del gobierno de 1990.

Así, en octubre del 2000, la Venezuela de Chávez otorgó una visa de cortesía a Fujimori. Ello fue visto como altamente inusual, puesto que los presidentes en ejercicio no requieren una visa de ese tipo, sino que usan la diplomática. Ante el barullo, Fujimori declaró en El Comercio del 11 de octubre, “Hugo Chávez es mi amigo personal y en algún momento voy a visitarlo un fin de semana”. En ese momento, Fujimori estaba preparando su huida al Japón y utilizó a Venezuela como cortina de humo. En ese juego, Chávez le dio la mano.

Por su parte, Montesinos jugó todas sus fichas en tierra de Bolívar. Después de su segunda fuga, esta vez en el yate “Karisma”, se escondió en Venezuela, en una operación mal hecha, seguida de cerca por periodistas y políticos de oposición peruanos y venezolanos. Especialmente la periodista Patricia Poleo lo buscó incesantemente, mientras las autoridades venezolanas negaban la presencia del ex asesor peruano en su tierra. Pero ahí estaba y la negativa solo aumentaba la sospecha. Era un secreto a voces que Vladimiro Montesinos estaba escondido con conocimiento del mismo gobierno. 

Poco antes de que la prensa lo ubique, Montesinos fue entregado por Venezuela en junio del 2001. Ketín Vidal lo trajo y encerró en prisión. ¿Seguirá ahí por mucho tiempo? Quizá no, porque muchos fujimoristas son nostálgicos de los buenos tiempos del tío Vladi.

Algunos medios de comunicación no querrán acordarse, pero Humala no es el aliado principal de Hugo Chávez en nuestra historia política, sino Fujimori. El manto autoritario hermana al Perú de la década de 1990 con la Venezuela de los últimos años. 

Sólo me resta decir: 

UTILIZA LA IMAGINACIÓN, NO LA VIOLENCIA.

UTILIZA LA INTELIGENCIA, NO LA ASTUCIA.

UTILIZA LA VERDAD, NO LA MENTIRA

UTILIZA LA PAZ, NO LA GUERRA

Que eran las frases que como slogan utilizábamos quienes luchamos contra una dictadura corrupta que robó 6,000'000,000 (Seis Mil Millones) de soles al Perú ¿imaginas cuántas personas habrían podido salir de la pobreza o por lo menos del analfabetismo con ese dinero?

Un abrazo,

"Hay dos clases de personas, aquellas que viven hablando de virtudes y aquellas que se limitan a tenerlas"

Rechacemos la violencia y la discriminación en todas sus formas

No hay comentarios: