Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




28 de marzo de 2011

Ollanta Avanza

Por César Aching Guzmán

A solo 13 días de los comicios presidenciales del 10 de abril, el avance vertiginoso en las encuestas a favor del candidato de "GANA PERÚ", es imparable por voluntad popular; según CPI: Humala 21.3% - Keiko 19% - Toledo 18.6% y la ultima de Ipsos Apoyo: Humala 22.8% - Keiko 22.3% - Toledo 21.6%.  No obstante la campaña tendenciosa y malévola de la prensa mediática el candidato Ollanta Humala, recibe el entusiasmo de los electores peruanos; indudablemente ello es expresión de rechazo a la aplicación de un modelo económico-social-político neoliberal, que se viene utilizando en el Perú desde el año 1990, a través de sucesivos gobiernos: Fujimori, Toledo y García. El neoliberalismo u ortodoxia del mercado (cuyo paradigma en estas elecciones es Kuczynski), considera el libre mercado capitalista como único elemento de equilibrio institucional y puntal de crecimiento económico, falacia evidenciada con la crisis estructural del sistema capitalista del mes de agosto del 2008, más conocida como “Crisis financiera internacional “ (Ver artículo AÑO 2008: ¿INICIO DE LA CAIDA DEL CAPITALISMO?). 2008  fue el año en que colapsó el "consenso de Washington", con su ecuación: libre mercado más libre comercio es igual a "democracia" y "libertad"; la crisis que sobrevino dio lugar al desenmascaramiento del neoliberalismo como proyecto del capitalismo, y puso en evidencia la más grande estafa piramidal, edificadora de un paraíso para los ricos sobre capitales  que simplemente no existían; pues partiendo de activos reales engarzaron una cadena especulativa para montar los llamados derivados financieros. Con la misma lógica, organizaciones y personas que únicamente poseen bien montadas oficinas enganchadas al sistema financiero global de dominación, venden alimentos y minerales en papeles; llamándose a esta modalidad Commodities. En el Perú de hoy desde ALBERTO KENYA FUJIMORI FUJIMORI-ALEJANDRO TOLEDO MANRIQUE-ALAN GARCIA PEREZ (1990-2011), se viene aplicando a pie juntillas el neoliberalismo que pone al Perú en manos de las corporaciones transnacionales, es decir conducen a la desnacionalización del país. Con la suscripción del TLC con EE.UU, se consolida la matriz primario exportadora (ariete del neoliberalismo) y su consecuente impacto se puede observar en la débil y precaria creación de empleo. La balanza comercial (exportaciones menos importaciones de bienes) de los dos últimos años son favorables a EE.UU; este país tenía un resultado deficitario en su balanza comercial respecto al Perú; cinco años antes del TLC, el Perú exportaba más a EE.UU., hoy en día es al revés, importamos mucho más de lo que exportamos. Indudablemente, este TLC demuestra la sumisión de Toledo y  Alan García al imperialismo. Como consecuencia del neoliberalismo que en lo financiero impone la especulación, las tasas de interés son de libre determinación; igualmente se continúa con el remate del patrimonio: puertos, aeropuertos, Amazonía y tierras del estado, contra cualquier criterio de sustentabilidad y defensa nacional. Si tomamos en cuenta que gran parte de minerales nos compra China e India, base del cacareado “crecimiento” económico (sin empleo), como dice mi buen amigo Duilio de la Motta: “… si estos países nos dejaran de comprar todo se va a la….nuestras reservas se agotan: el oro en 3 años, el plomo en 6, el estaño en 7, la plata en 17 y las de cobre en 36 años”, como consecuencia de la voluptuosidad venal de los tres últimos gobernantes (Fujimori-Toledo-García). El Perú carece de infraestructura productiva; tenemos cantidad de hoteles, restaurantes, Casinos, tragamonedas, bancos, Grandes Supermercados, de origen foráneo y golondrino.  Frente a este panorama los electores de a pie vivimos en una economía virtual, viendo solamente como crece la riqueza de los grandes empresarios enquistados en sectores estratégicos de nuestra economía; de funcionarios de alto rango del Estado y Congresistas, que habiendo ingresado con una mano adelante y otra atrás salen forrados económicamente,  con abultado  patrimonio inmobiliario y   protegidos contra cualquier crisis. Ollanta Humala representa la negación del neoliberalismo: disciplina fiscal sí, pero aumentando la recaudación tributaria, haciendo que paguen más los que más dinero tienen; reordenamiento de las prioridades del gasto público sí, eliminando absurdas exoneraciones tributarias y en su lugar destinando  fondos al gasto social productivo, consignando prioritariamente fondos para socorrer a los sectores más vulnerables: niños, mujeres y ancianos; reforma impositiva tributaria sí, bajo el principio de que tributa más quien más riqueza tiene; socializar la banca para poner el sistema de crédito al servicio de proyectos socioeconómicos de sostenibilidad; recuperar soberanía sobre los recursos naturales, haciendo que los beneficios que producen se reflejen en una mejor calidad de vida de todos los peruanos; eliminar las privatizaciones de los servicios esenciales para la vida (agua, energía y comunicaciones); permitir inversiones extranjeras en función al interés nacional y para un desarrollo armónico; regular con criterio de justicia las operaciones de los “grandes negocios”, vigorizando la actividad y desarrollo de la pequeña y microempresa – PYME, crear nuevas formas empresariales como la cooperativa y comunitaria, con cobertura en las áreas productivas y de servicios; fortalecer el derecho de la propiedad pública frente a la privada. 

No hay comentarios: