Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




16 de octubre de 2010

Hugo Blanco y Jorge Aliaga en Edimburgo

Hugo Blanco y Jorge Aliaga en Edimburgo


Hugo Blanco y Jorge Aliaga en Edimburgo
Por Jorge Aliaga Cacho


Hoy, 16 de octubre de 2010, visitó la ciudad de Edimburgo, el legendario lider campesino, Hugo Blanco. Recuerdo a Hugo Blanco cuando, a finales de los años setenta, los trabajadores estatales, agrupados en la CITE, marchamos al Congreso de la República para presentar nuestro pliego de reclamos. Miles de trabajadores estatales se congregaron en la puerta del congreso. Entramos al recinto, una comisión, conformada por el lider de los trabajadores del Ministerio de Economía, el dirigente Colán del FETRAMUN y el autor de esta nota en representación de los Trabajadores de Instituto Nacional de Cultura, ATINC. Nos recibieron muy cordialmente y dieron apoyo a nuestro pedido, nada más ni nada menos que, Hugo Blanco y el líder del Partido Comunista Peruano, Jorge del Prado Chávez.
Después de tres décadas hoy reencontré al líder campesino en un recinto de la que fuera mi universidad en Escocia. Entró vistiendo un sombrero campesino, un pantalón azul, una bolsa inca y calzando sandalias de cuero. En ese momento recordé la gran campaña que hacía en los años setenta la derecha por el hecho de que el líder cusqueño atendía los debates del congreso amarrándose los pantalones con una soguilla. Sonreí y me lo imaginé un hippie ahora de setenta y cinco años.
Blanco entró al salón con simpleza pero con comando. Me acerqué a saludarlo, le recordé a una amiga suya que conocía a mi padre, Laura Caller. Se recordó y repitió: Laura Caller. Inmediatamente después, antes de empezar su discurso, mostró preocupación por la exhibición de sus folletos y libros que había traído consigo: “Salvemos a la humanidad retomemos las raíces indígenas”, “Cartas entre José María Arguedas y Hugo Blanco”, “En defensa de la madre tierra y en la construcción del autogobierno”, “Tierra y libertad”, “Nosotros los indios”. Leer esos títulos presagiaba ya el contenido de su discurso. Hugo Blanco, en realidad es un luchador que muy bien se ha posicionado a combatir al imperialismo desde el ángulo del eco-socialismo.
El lugar, a pesar del frio matinal, estaba lleno de gente. Por esas cosas de la costumbre me dirigí a él en inglés pidiéndole que me acompañara a posar para una foto con el líder del Partido Socialista, Colín Fox, y el académico de la Universidad de Glasgow, Brian Pollit. Hugo Blanco me siguió pero me dijo: “no me hables en inglés que de eso no entiendo ni michi”. Ese era el Hugo Blanco que a pesar de sus años en el exilio se arraigaba al español y, quién sabe si en sus entrañas, a su querido runasimi. Las introducciones no fueron necesarias porque ya Blanco los había conocido la noche anterior en su charla dada en la ciudad de Glasgow. Pero se le sintió alegre de alternar para la toma fotográfica.
Empezó su discurso diciendo que el problema del calentamiento global es solo uno de los problemas. Y que los indígenas hacían en el Perú era defender la naturaleza. Aquí me acordé que ya, en la época del gobierno de Velasco. se había desusado el término indígena y reemplazado por nativos o comuneros. Pero bueno, siguió denunciando que, en el Perú, la minería daña a la naturaleza quitándole el agua a la agricultura y dejando el residuo de ella envenenada y eliminando el consumo de la pesca en los ríos. Las hidroeléctricas, dijo, también roban el agua para entregársela a las mineras. Dijo que en el Perú había un proyecto para construir una represa que demandaría la expulsión de miles de peruanos pero que la electricidad generada no iría para servir a la población peruana sino al Brasil. Otro problema apuntó el líder cusqueño es el monocultivo. Es que el problema, dijo, es que quieren convertir a la agroindustria en algo similar a una fábrica, dijo, lo que hacen en la fábrica quieren pasarlo al campo; explotando al máximo la tierra con el mínimo de esfuerzo y obtener máxima ganancia. Para ello utilizan fertilizantes químicos que matan la naturaleza.
Por otro lado los nativos si saben como tratar a la madre tierra, dijo, ellos hacen rotación del cultivo para conservar la tierra y la hacen descansar. Pero esto no quiere decir que las tierras queden ociosas, afirmó, porque, mientras se efectua el descanso, las tierras pueden servir para la crianza de ganado. Pero esto, denunció, no es posible realizarlo porque el gobierno de Alan García es un instrumento de las transnacionales para acabar con la naturaleza. Algo irónico, dijo, fue el hecho de que el 5 de junio, día que se celebra El Día Internacional del Medio Ambiente. El gobierno aprista haya enviado a sus fuerzas militares para asesinar a nuestros nativos de la selva peruana. También dijo que el gobierno peruano ha pasado legislación para disolver no solo a las comunidades indígenas sino que para atacar a la naturaleza, y esto último, a pesar de que las comunidades indígenas están reconocidas por la Constitución del Estado. Hay algunos ejemplos positivos, dijo, en Colombia, y en Panamá, donde sus Constituciones de Estado reconocen el derecho de sus comunidades. El mejor ejemplo dijo es el de Chiapas, en México, donde los indígenas gobiernan desde hace diez y seis años. Los Zapatistas, expresó, defienden a sus comunidades del mal gobierno. Los Zapatistas son gobernados por Juntas de Buen Gobierno. Sus cargos son rotativos, no gozan de sueldo y lo mismo es propio de los dirigentes de las comunidades indígenas. La función pública, dijo: ‘es para servir y no para servirse de ella'.
El movimiento indigenista, sostuvo, no es para enfrentarse a los blancos o mestizos. En el Ecuador, por ejemplo, dijo, los indígenas plantean que la administración de los recursos hídricos sean administrados por las organizaciones representativas de la sociedad en su conjunto. En Chiapas, dijo, se dio el grito, mucho antes que en los foros sociales, contra el neo-liberalismo. En todo esto, afirmó, Blanco, hay un principio: ‘Los problemas de la comunidad los resuelve la comunidad y no las grandes empresas transnacionales’. La felicidad, dijo Blanco, no consiste en tener mucho dinero para comprar lo que la propaganda capitalista nos ofrece en sus avisos publicitarios, que muchas veces se adquiere, para crear la envidia de sus vecinos celosos. Existe una peculiar característica en la filosofía de las comunidades indígenas, y esta es, que están consientes de las luchas de sus ancestros por conservar la naturaleza y ello es lo que quieren dejar como herencia a las generaciones venideras.
La académica norteamericana, Elena Olson, aprendió por los indígenas norteamericanos que tenemos que pensar en la séptima generación cuando tratamos a la naturaleza. También tenemos que respetar la diversidad, cada lenguaje, cada forma de vestir, pero, sobre todo, tener entre todos, respeto común, la defensa de la naturaleza y una administración colectiva de las tierras. Hugo Blanco fue muy claro al manifestar que lo que él proponía no era un retorno al primitivismo sino a la ética primitiva.
Blanco también denunció que Estados Unidos y China solo firmaron parcialmente el acuerdo de Kioto. Denunció que es inaudito que los Estados Unidos teniendo el 4% de la población mundial afecta con un 25% del calentamiento global. Si el clima fuera un banco, dijo Blanco, hace tiempo los Estados Unidos lo hubiera salvado. Denunció que el calentamiento global producido por las grandes naciones está destruyendo las tierras. En el Cusco, dijo, cientos de hectáreas de tierras cultivadas están siendo destruidas por los desbordes de lo ríos. En Pakistán, pronunció, el 25% del país se encuentra inundado de agua. 'En la revista “Lucha Indígena”, que publico mensualmente, hago una lista de todos estos crímenes del capitalismo'. La media nos engaña diciéndonos que estos son desastres naturales. ¡No! Enfatizó: ‘esto es provocado por el calentamiento global’. Si bien es cierto que en Kioto hubo un poco de acuerdos la verdad es que en La reunión de Copenhague no existe ningún acuerdo.
Esta situación no es causada solamente por el demonio capitalista sino por el neo-liberalismo que quiere hacer la mayor ganancia de recursos en el menor periodo de tiempo. Y si en ese proceso tienen que matar a la población y degradar el mundo, no les interesa, seguramente nos darán alguna lágrima de cocodrilo, sentirán una penita. Esto pasó con Al Gore que mostró preocupación por el problema. Gore tenía, o tiene, un amigo capitalista británico que quiso ayudarlo en la solución de este problema: 'Pero si tú estás contribuyendo a este problema con las actividades de tu Aerolínea', le dijo. 'Pero que quieres que haga', le contestó el amigo: ‘si salgo de la industria viene la British Airways y lo hace ella’.
Esto explica muy bien que la solución a este problema no depende de un deseo individual o entendimiento del problema, sino, de un cambio de sistema que no deje a los dueños de las grandes compañías transnacionales decidir lo que tiene que hacerse para la solución a los problemas de la humanidad. Esto fue claro en nuestras deliberaciones en Copenhague. Aquí se dijo claramente que lo que se requería era un cambio del sistema operante que viene matando a la naturaleza.
Hugo Blanco se definió como miembro de la izquierda verde.
Ahora que se ha ganado las elecciones municipales en Lima, y nos preparamos para derrotar a la derecha en las próximas elecciones presidenciales del 2011, sería importante invitar a esos grandes viejos luchadores de la otrora Izquierda Unida, como Hugo Blanco, Genaro Ledesma, entre otros que alternaron con Jorge del Prado, viejos combatientes, para que sirvan de apoyo consultivo a esta nueva Izquierda Unida que se viene forjando en nuestro país, y que necesita de todas las ideas, en todos los campos, para acordar y diseñar una propuesta de gobierno creador, integrador, socialista, verde, rojo, variopinto, que integre La Fuerza Social, Nacionalista, Democrática y Socialista, que ya espera su turno para dirigir, con su pueblo, los destinos de la patria.
Quisiera terminar esta nota con unas frases del gran Eduardo Galeano dedicadas a Hugo Blanco:
‘Las autoridades lo acusaron de terrorista. Tenían razón. Él sembraba el terror entre los dueños de la tierra y de la gente. Durmió bajo las estrellas y en celdas ocupadas por las ratas. Hizo catorce huelgas de hambre. En una de ellas, cuando ya no aguantaba más, el ministro del interior tuvo un gesto cariñoso y le envío, de regalo, un ataúd.
Más de una vez, el fiscal exigió la pena de muerte, y más de una vez se publicó la noticia de que Hugo Blanco había muerto.
Y cuando un taladro le abrió el cráneo, porque una vena estalló, Hugo se despertó con pánico de que los cirujanos le hubieran cambiado las ideas. Pero no. Seguía siendo con el cráneo cocido, el mismo Hugo de siempre. Sus amigos estábamos seguros de que ningún trasplante de ideas iba a funcionar. Pero si temíamos que Hugo despertará cuerdo.
Y a la vista está: el sigue siendo aquel loco lindo que decidió ser indio, aunque no era, y resultó ser el más indio de todos los indios’.

No hay comentarios: