Sociólogo - Escritor

"La Casa de la Magdalena" (1977), "Essays of Resistance" (1991), "El destino de Norte América", de José Carlos Mariátegui. En narrativa ha escrito la novela "Secreto de desamor", Rentería Editores, Lima 2007, "Mufida, La angolesa", Altazor Editores, Lima, 2011; "Mujeres malas Mujeres buenas", (2013) vicio perfecto vicio perpetuo, poesía. Algunos ensayos, notas periodísticas y cuentos del autor aparecen en diversos medios virtuales. Jorge Aliaga es peruano-escocés y vive entre el Perú y Escocia.

email address:
jorgealiagacacho@hotmail.co.uk

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Jorge_Aliaga_Cacho

http://www.jorgealiagacacho.com/




13 de diciembre de 2009

El joven Jimmy Rutherford

César Vallejo apoyó a republicanos 
por Jorge Aliaga Cacho

Jimmy era un joven de dieciocho años cuando salió de Edimburgo para luchar como voluntario en la Guerra Civil Española (1936). Uno se pregunta cómo un joven de dieciocho años, con toda una vida por delante, podía llegar a la determinación de querer  particicpar y, ultimamente, ofrendar su vida en una guerra tan distante de su país.

El reciente libro de Daniel Gray, “Homage to Caledonia”, nos sugiere que en aquel entonces miles de jóvenes británicos pensaban que si el fascismo no era confrontado en España, las bombas, arrojadas primero en Madrid, seguirían su curso a Londres, Glasgow o Edimburgo. David Dryburgh, amigo de Jimmy, nos dice: “este no fue un espontaneo impulso juvenil sino que fue el entendimiento, por parte de estos jóvenes, de una teoría de la vida”.

La primera faena de Jimmy finalizó cuando él y sus camaradas de armas fueron capturados en Jarama el 13 de febrero de 1937. Entre los prisioneros se encontraba su amigo Harold Fray, oriundo del puerto de Leith, quien fuera comandante republicano. Los dos fueron sentenciados a muerte.

Diariamente noventa prisioneros republicanos eran sacados de la prisión para ser fusilados. Todos los días sus captores llenos de sadismo les anunciaban la muerte: “hoy día vas a morir”.  Pero el destino quiso que tanto Jimmy como su amigo Harold sobrevivieran y otros camaradas fueran canjeados por prisioneros franquistas. El periódico, The Daily Mail, de la época, publicó una fotografía donde se podía apreciar a los dos amigos apiñados en un camión. El titular decía: “Si regresan a España los fusilan”. Estas amenazas no amedrantaron a los jóvenes quienes, llegando a Edimburgo, se apresuraron a  regresar nuevamente a España, donde Harold Fry múrió en batalla  al poco  tiempo y Jimmy Rutherford fue, nuevamente, tomado prisionero.

Pero, ¿Por qué estos jóvenes regresaron a España después de haber salvado sus vidas? La hermana de Jimmy recuerda que, cuando su hermano llegó a Edimburgo, él atendió una reunión de trabajadores donde habló por más de una hora denunciando al fascismo. En esa reunión se dirigió a los jóvenes para decirles lo siguiente: “Si todos los jóvenes que hoy me escuchan aquí, en Escocia, hubieran visto lo que yo vi en España, estoy seguro que no vacilarían en unirse a la lucha antifascista”. Claramente Jimmy estaba anunciando su creencia política, pasando de la retórica a la acción. La España republicana había sido invadida con el auspicio de Hitler y Mussolini quienes suministraron apoyo económico, logística y tropas para derrocar al gobierno elegido democráticamente por el pueblo español. Jimmy Rutherford asumió la defensa de la República mostrando así su congénito humanismo.

Esta historia de Jimmy Rutherford está registrada, junto a otras, en el libro de Daniel Gray, “Homage to Caledonia”.  Esta obra muestra evidencia de la importante participación escocesa en las filas de  la brigada internacional que enfrentó al fascismo en España. Los escoceses a pesar de conformar solo el 10% de la población del Reino Unido, contribuyó con el 23% de combatientes británicos que lucharon por la República. El joven Jimmy Rutherford fue miembro del sindicato de pescadores de de Newhaven, un pintoresco puerto, en la ciudad de Edimburgo, donde todavía viven sus descendientes. Jimmy luchó y murió por defender a España de la agresión fascista, dejándonos la marca de su coraje. El joven escocés, fue fusilado un martes 24 de mayo de 1938. Él fue uno de los nuestros y por eso debemos recordar su nombre con orgullo. Caledonia es el antiguo nombre de Escocia, así la llamaron los romanos. El libro “Homage to Caledonia” es pues un homenaje a los luchadores escoceses, hombres y mujeres, que ofrendaron sus vidas en la lucha antifascista.

(Nota: La lectura de ésta nota me inspiró para ficcionar un cuento dedicado a César Vallejo y Luis de La Puente Uceda, publicado en Editorial Byron, Madrid, 2004, con el título "Mesa Pelada").